La princesa heredera de Países Bajos puede casarse con una persona del género que desee sin perder su derecho al trono, dijo el martes el primer ministro Mark Rutte.

La princesa Catalina Amalia, de 17 años, es la heredera del rey Guillermo Alejandro.

Rutte respondía a las preguntas del parlamento que surgieron a raíz de un libro reciente, "Amalia, el deber llama".

En la instancia se argumentaba que las leyes antiguas parecen excluir la posibilidad de que una pareja del mismo sexo ocupe el trono. Sin embargo, el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal en Países Bajos desde 2001.

"El gobierno cree que la heredera también puede casarse con una persona del mismo sexo", escribió Rutte en su respuesta al parlamento.

"Por lo tanto, el gabinete no considera que un heredero al trono o el Rey deba abdicar si él/ella quiere casarse con una pareja del mismo sexo".

Sin embargo, los matrimonios reales necesitan la aprobación del parlamento y los miembros de la casa real han renunciado en ocasiones a su lugar en la línea de sucesión, bien para casarse con alguien sin permiso o porque parecía improbable que lo obtuvieran.