Las parejas de personas del mismo sexo enfrentan grandes retos a la hora de formar una familia. No sólo por la cultura de discriminación o las barreras jurídicas e institucionales, también se encuentran con desafíos económicos importantes. Las alternativas para convertirse en padres o madres tienen costos que pueden ascender hasta 200,000 pesos.

Derecho al matrimonio

Desde 2009 en la Ciudad de México es legal que dos personas del mismo sexo contraigan matrimonio y casi 10 años después se han registrado 9,681 matrimonios de parejas homosexuales en esta entidad. También es reconocida la figura de concubinato y el resto de las uniones civiles.

Bajo el concepto de igualdad, los costos para contraer matrimonio son los mismos para parejas homosexuales y heterosexuales. Si la pareja decide acudir a alguna unidad del registro civil el matrimonio tendrá un costo de 1,212 pesos, si lo prefiere a domicilio el costo ascenderá a 2,434 pesos. Si el matrimonio se celebra fuera a domicilio y fuera de la jurisdicción correspondiente el costo se eleva a 7,446 pesos.

Derecho a la familia

Las leyes locales de la Ciudad de México admiten también el derecho de todas las personas a formar una familia, contemplando tanto a parejas heterosexuales como homosexuales. Las parejas del mismo sexo tienen algunas alternativas legales en esta entidad, la adopción es la más común pero también existe la fertilización, la inseminación y la maternidad subrogada (que no está explícitamente regulada por lo que su práctica es permitida).

1. Adopción

De estos procesos, la adopción es el más barato pero también el más complejo. El proceso de aplicación para adoptar a un niño o niña es gratuito, el único requisito es que la pareja debe tomar un curso de mínimo dos meses para postular a la adopción. Claro, además de presentar comprobantes y expedientes y muchas copias.

La postulación es evaluada por el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y no tiene costos directos. Muchas parejas recurren a la asesoría de abogados o agencias privadas para aumentar las probabilidades de que la solicitud sea concedida. De acuerdo con un estudio de Coru.com, una plataforma sobre servicios financieros, los costos de estos elementos de apoyo llegan hasta los 40,000 pesos.

2. Reproducción asistida

El costo de esta práctica varía dependiendo la técnica que se use, la edad del paciente, la complejidad del caso, los riesgos de la intervención y otras variables.

En la Ciudad de México, se localizaron precios que van desde 35,000 pesos un procedimiento de fecundación in vitro (fecundación fuera del cuerpo femenino) y 70,000 pesos la práctica de inseminación artificial (inducción de la ovulación y depósito de espermatozoides capacitados en el fondo el útero).

A este monto se deben sumar los gastos especiales, como las consultas médicas pre y post procedimiento, los estudios de diagnóstico genético, los medicamentos y los gastos de cualquier complicación.

3. Maternidad subrogada

Esta práctica, que consiste en la renta de un vientre para la concepción, es la menos común entre los mexicanos debido a que se encuentra bajo análisis de los aparatos legislativos. Sin embargo, hasta ahora las leyes no regulan explícitamente este procedimiento por lo que efectuarlo no tiene penalizaciones. 

En la Ciudad de México, las clínicas que ofrecen la posibilidad de alquilar un vientre cobran a los solicitantes montos que parten desde 150,000 pesos y despegan hasta poco más de 200,000. En esta modalidad no sólo se debe pagar por alquilar el vientre, también deberán las parejas cubrir los gastos de parto y atención médica de la madre antes y después del parto.

[email protected]