Ciudad de Guatemala. Las reacciones en contra de ese documento no se hicieron esperar. Varios organismos no gubernamentales criticaron la decisión del presidente Jimmy Morales. Una de ellas es la organización Amnistía Internacional:

“Cualquier intento de forzar a las familias e individuos que huyen de sus países de origen a buscar seguridad en Guatemala es indignante”, señaló Charanya Krishnaswami, directora de Incidencia en las Américas para Amnistía Internacional en EU.

Eric Schwartz, jefe de Refugees International y ex alto funcionario de refugiados en el Departamento de Estado de Estados Unidos, dijo en un comunicado que el pacto “representaría una violación grotesca de la ley estadounidense y la decencia humana” y “pondría en riesgo la vida de miles de los centroamericanos “.

Sonia Lucía Valenzuela, experta en derecho constitucional en Guatemala, dijo que el fallo del Tribunal Constitucional fue claro al instruir a Morales para que enviara el acuerdo al Congreso, pero se negó por presiones de Estados Unidos.

El acuerdo de migración lo apoyan influyentes grupos empresariales de Guatemala, quienes habían temido por la imposición de tarifas.

Sobre este acuerdo también se pronunció la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), quien afirmó que no fue parte de las discusiones sobre el tema.

“Hemos visto los anuncios de Estados Unidos y Guatemala de que han firmado un acuerdo bilateral. Acnur no ha recibido detalles de su acuerdo. Retendremos más comentarios hasta que lo hayamos visto y estudiado”, señaló.

El secretario de Seguridad Interna de EU, Kevin McAleenan, dijo que el acuerdo entrará en vigor el próximo mes de agosto.