El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, anunció el miércoles que su país y Estados Unidos lanzarán discusiones sobre "acuerdos comerciales" tras la ofensiva sobre el tema iniciada por el presidente Donald Trump, que lo recibió en Florida.

"Acordamos comenzar negociaciones en favor de acuerdos comerciales libres, equitativos y recíprocos", declaró el jefe del gobierno japonés durante una conferencia de prensa en la que compareció junto a Trump. Ambos dirigentes mantuvieron sin embargo sus discrepancias sobre el tema.

En la reunión Donald Trump dijo que trabajaría para ayudar a llevar a Tokio desde Corea del Norte a los ciudadanos japoneses secuestrados en las décadas de 1970 y 1980 para ayudar a Pyongyang en el entrenamiento de espías.

Al dirigirse a reporteros el mandatario estadounidense dijo: "Trabajaremos muy duro en ese asunto y trabajaremos duro para intentar y traer a esas personas de regreso, muy, muy duro".

El tema es una fuente de tensión en las relaciones entre Japón y Corea del Norte, y frecuentemente Abe porta un listón azul para recordar los secuestros.

En 2002, Corea del Norte admitió el secuestro de 13 civiles japoneses en los años 1970, pero Tokio cree que el número es más alto.

El gobierno japonés tiene una lista de 17 secuestrados, pero hay fuertes sospechas de que hay docenas más de ciudadanos que fueron llevados para entrenar a los espías de Pyongyang en la cultura y el idioma japonés.