Ramala. Si el presidente Donald Trump anuncia su plan de paz con Israel sin tomar en cuenta a los palestinos, según lo programado para mañana, la Organización para la Liberación de Palestina se reserva el derecho de “retirarse del acuerdo interino” (nombre de los resultados concretos) de las discusiones de Oslo, manifestó el secretario general de la OLP, Saeb Erekat.

El acuerdo provisional de Oslo II divide a Cisjordania en tres zonas: A, bajo control civil y de seguridad palestino; zona B, bajo control civil palestino y de seguridad israelí, y C, bajo control civil y de seguridad israelí.

El plan de Donald Trump “transformará la ocupación temporal en ocupación permanente”, comentó Erekat en declaraciones difundidas cuando el primer ministro Benjamin Netanyahu y su rival político Benny Gantz se dirigían a Washington, donde tienen previsto reunirse con el presidente Trump el día de hoy para discutir el plan.

El sábado, el vocero del presidente de la autoridad palestina, Mahmud Abbas, había advertido que “el acuerdo del siglo (llamado por Trump) ya está muerto”.

“Ningún palestino” lo apoya

Los palestinos dijeron que no fueron invitados a estas discusiones y criticaron a Estados Unidos por haber reconocido, bajo el gobierno de Donald Trump, a Jerusalén como la capital de Israel y por haber defendido la presencia de asentamientos israelíes en los territorios ocupados.

La colonización por Israel de Cisjordania ocupada y Jerusalén este ha continuado bajo todos los gobiernos israelíes desde 1967, pero se ha acelerado en los últimos años desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, un aliado clave de Netanyahu, quien lo describió este fin de semana como “el mejor amigo que Israel ha tenido”.

Estados Unidos presentó en junio las grandes líneas económicas de su plan, que prevé unos 50,000 millones de dólares en inversiones internacionales en los territorios palestinos y los países árabes.