Houston. El gobierno de Joe Biden está tratando de dejar libres a niños migrantes y reunirlos con sus familiares en Estados Unidos debido a que las instalaciones para su cuidado a largo plazo están casi llenas.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos autorizó el miércoles a los administradores de los albergues a financiar el transporte de los menores a las viviendas de sus patrocinadores. Bajo los lineamientos actuales de esa agencia gubernamental, los patrocinadores pueden ser obligados a pagar por dicho transporte antes de que el gobierno libere a los menores, aun si los patrocinadores han sido aprobados por las autoridades.

Los costos pueden superar los 1,000 dólares por niño.

Una memorándum interno autoriza a los operadores de las instalaciones a utilizar fondos del gobierno para las tarifas de transporte "en caso de que un patrocinador no pueda pagar las tarifas asociadas con la tarifa aérea comercial, y la liberación física de un niño se retrasaría". El departamento se negó a decir cuántos vuelos se financiarían y ofrecer más detalles.

La agencia ha reducido drásticamente el uso de sus albergues debido a la pandemia del coronavirus. Casi todas las 7,100 camas para migrantes menores de edad que tiene el departamento ya están ocupadas. Mientras que la Patrulla Fronteriza está deteniendo por día un promedio de más de 200 menores de edad que tratan de cruzar la frontera sin un adulto acompañante.