Washington ha decidido acelerar las pláticas directas con el Talibán, las cuales se iniciaron hace algunos meses.

Según funcionarios de alto nivel permitirían al presidente Obama reportar avances hacia una solución definitiva de la guerra en Afganistán, cuando confirme el retiro de tropas en julio próximo.

Un funcionario del gobierno afgano confirmó que un representante de alto nivel de Washington asistió a al menos tres reuniones recientes en Qatar y Alemania, una de ellas hace apenas unos nueve días , con un mando Talibán considerado muy cercano al líder del movimiento insurgente, Mohammad Omar.

Las pláticas entre Washington y el Talibán parecen estar desarrollándose simultáneamente en varios frentes, incluyendo a través de intermediarios no gubernamentales, así como gobiernos árabes y europeos. El Talibán ha expresado su preferencia por pláticas directas con los estadounidenses e inclusive ha propuesto el establecimiento de una oficina política formal, con Qatar como una de las posibles sedes bajo consideración, según funcionarios de Washington.

Un intento de pláticas abiertas con el grupo insurgente fracasó a finales del año pasado, cuando un presunto líder del Talibán, trasladado con gran sigilo por la OTAN a Kabul, resultó ser un fraude. Nadie desea que se repita ese episodio , declaró un funcionario de EU.

Otras reuniones anteriores entre representantes del gobierno afgano y del Talibán igualmente fracasaron cuando presuntos insurgentes no pudieron establecer su auténtica representatividad del liderazgo del grupo.

A pesar de esos repetidos fracasos, el gobierno de Obama parece estar logrando una mayor certeza de que los contactos que se están estableciendo son con gente que tiene línea directa con Omar.

Funcionarios de EU que pidieron el anonimato afirman que las pláticas exploratorias , reportadas en febrero por la revista New Yorker han avanzado en forma significativa en cuestión de sustancia y de la disposición de ambas partes.

Los rumores sobre las pláticas han generado un alud de críticas de la oposición del mandatario afgano Hamid Karzai, quien afirmó que en el fondo se compromete a la democracia afgana. En EU las críticas son algo positivo.