Asunción. La tensión política en Paraguay se vivió por la reunión de activistas frente al Congreso para pedir la anulación del proyecto de enmienda de la Constitución, que permitiría la reelección presidencial.

El proyecto de ley fue aprobado el viernes y generó protestas que derivaron en disturbios y choques con la policía. En uno de los enfrentamientos murió el dirigente opositor Rodrigo Quintana, crimen por el que están detenidos seis policías.

Rodrigo Quintana, de 25 años, presidente de la Juventud Liberal y a punto de titularse de ingeniero agrónomo, recibió impactos de perdigones de metal de una escopeta disparada por un agente antimotín que penetró con otros policías en la sede del opositor Partido Liberal persiguiendo a manifestantes tras disturbios en las calles de Asunción.

En las horas de la tarde y la noche del viernes, los enfrentamientos entre opositores y la policía dejaron una treintena de heridos durante el asalto, destrucción e incendio de varias dependencias del Congreso paraguayo.

Las manifestaciones opositoras comenzaron como reacción a la decisión de 25 senadores oficialistas, sobre un total de 45 miembros de la Cámara alta, que aprobaron un proyecto de enmienda de la constitución para instituir la reelección presidencial, actualmente prohibida por la Carta Magna.

Pedro Alliana, presidente del oficialista Partido Colorado, afirmó que no será retirado el proyecto y que ahora la enmienda está en poder de la Cámara de Diputados .

La muerte del opositor incrementa la presión contra el presidente Horacio Cartes.