París. El presidente sirio Bashar al Asad afirmó que la reconquista de Alepo es un momento crítico en el conflicto iniciado en el 2011 y su régimen va por el camino de la victoria , en entrevista con tres medios franceses.

Es un momento crítico en esta guerra y vamos por el camino de la victoria y una victoria será cuando hayamos eliminado a todos los terroristas , declaró Asad a las televisoras RTL y LCP y a la radio y televisión France info.

El régimen sirio anunció el 22 de diciembre que retomó el control total de Alepo, segunda ciudad del país, tras años de encarnizados combates.

Cuestionado sobre los fuertes bombardeos que devastaron la ciudad y causaron muchas víctimas, inclusive civiles, Bashar al Asad afirmó que es el precio que se debe pagar a veces .

Por supuesto es muy doloroso para nosotros, sirios, ver una parte de nuestro país destruido, y que la guerra contra los terroristas provocará un baño de sangre , pero nunca escuché o leí, en la historia, de una buena guerra (...) Todas las guerras son malas , expresó el mandatario sirio.

Con la tregua que se decretó el 30 de diciembre en Siria se abrirán las negociaciones de paz previstas a finales de enero en Astana (Kazajistán).

Las negociaciones tratarán de poner fin a la guerra civil en este país, que ha causado más de 310,000 muertos y millones de refugiados desde marzo del 2011.

Atentados en Bagdad

Dos atentados suicidas contra mercados de Bagdad, uno de ellos reivindicado por el Estado Islámico, dejaron al menos 20 muertos, dijeron fuentes policiales y médicas, en los últimos de una serie de mortales ataques en la capital iraquí.

En la primera explosión, el atacante condujo un coche bomba hasta la puerta de un mercado en el distrito de Jamila, de mayoría chií, y detonó la bomba después de que las fuerzas de seguridad abrieran fuego sobre el vehículo, dijo una fuente policial.

Horas más tarde, un suicida con un chaleco explosivo se inmoló en un mercado ubicado en una zona de mayoría chií en el distrito de Baladiyat.

El vocero del Ministerio del Interior, el general Saad Maan, informó que un policía detectó al atacante suicida dentro del vehículo y le disparó, pero no pudo evitar el estallido.

En el primero de los atentados murieron 13 personas y otras siete en el segundo. Más de 50 resultaron heridas.

El Estado Islámico reivindicó el atentado en un comunicado subido a Internet, donde dijo que había atacado una reunión de chiíes en la zona.

Una serie de atentados en la capital iraquí y otras ciudades del país han cobrado la vida de más de 80 personas en sólo una semana.

Varios de ellos han sido reivindicados por el Estado Islámico, que está sometido a una presión cada vez a más sofocante por una ofensiva con respaldo de Estados Unidos en Mosul, su mayor bastión en Irak.