La Guardia Civil española informó que desarticuló una organización internacional de tráfico de drogas que usaba a España como puente entre México e Italia y en la acción decomisó 45 kilogramos de cocaína y más de un millón 66,000 euros.

Un comunicado de la corporación precisó que en la operación fueron detenidas nueve personas, de entre 25 y 48 años de edad, de distintas nacionalidades incluidos tres colombianos, dos mexicanos, dos españoles, un argentino y un italiano.

Agregó que en la operación también fueron decomisados varios vehículos de alta gama y maquinaria donde se ocultaba la droga, que habría alcanzado unas 900,000 dosis en el mercado ilícito.

La Guardia Civil, en el marco de la operación Nacha-Batidora , que se llevó a cabo en las provincias de Albacete y Madrid, desmanteló la organización internacional tras una investigación que inició en enero del año pasado.

La droga se distribuía principalmente en Albacete y Madrid, derivándose igualmente hacia otros países europeos.

Según la Guardia Civil, la droga era transportada desde la Ciudad de México hasta España oculta en el interior de maquinaria diversa y luego se extraía para su posterior elaboración y corte.

Después se volvía a ocultar de nuevo en el mismo lugar para continuar el viaje hasta su destino final en Nápoles, Italia.

Ya en el país lombardo, se extraía la cocaína del interior de las piezas de maquinaria, introduciendo en dicho lugar el pago de la misma.

Las piezas eran devueltas al lugar de origen, simulando haber sufrido una avería para evitar levantar sospechas.

Según la Guardia Civil, la organización estaba bien estructurada pues mientras la cúpula se ocupaba de la contabilidad y adquisición de la droga, otros se hacían cargo de la manipulación y corte de la cocaína, y el último escalón se ocupaba de su distribución.