Washington DC. Un panel de congresistas flageló al presidente del consejo de BP, Tony Hayward, durante una audiencia en la Cámara Baja por medidas de reducción de costos y otros atajos que desembocaron en el desastroso derrame petrolero del Golfo de México, pero Hayward dijo no estar preparado para emitir juicios sobre la causa de la catástrofe hasta que concluyan las múltiples investigaciones .

En su testimonio al Subcomité de Supervisión e Investigación del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, Hayward fue sometido a un duro interrogatorio por legisladores demócratas y republicanos. Dijo sentir un enorme sentido de responsabilidad por el accidente , pero repetidamente esquivó preguntas sobre decisiones de perforación, que según los legisladores eran peligrosas y rechazaban las recomendaciones de los expertos de la propia empresa.

Al principio de la sesión, los republicanos enfocaron sus baterías al gobierno de Obama. Uno de ellos, Joe Barton de Texas, ofreció a Hayward una disculpa por lo que llamó la revancha de la Casa Blanca contra BP. El comentario generó una fuerte condena de los legisladores demócratas y de la propia Casa Blanca.

Un colega republicano exigió la renuncia inmediata de Barton del Comité de Energía y Comercio. El vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs, sugirió que Barton renuncie. Casi al final del día, Barton se disculpó arguyendo que se había expresado mal.

Durante el intenso interrogatorio, Hayward afirmó que él no había sido parte del proceso de decisiones en el pozo que explotó y, por ello, no estaba preparado para concluir nada sobre el accidente hasta que puedan concluirse las investigaciones.

Sin embargo, tras el receso del mediodía, adoptó una actitud distinta. Dijo que no tenía evidencia para pensar que BP no se adhirió a las mejores prácticas en la perforación y que no había evidencia para pensar que ejecutivos de la empresa estaban más preocupados por los costos, que por la seguridad. Si encontramos tal evidencia, tomaremos la acción debida .

Algunos legisladores le recordaron que en una comparecencia del 2007 había prometido que se enfocaría como un rayo láser en operaciones seguras y confiables y que el haber violado ese compromiso condujo al presente desastre ambiental.

El congresista Henry Waxman, demócrata de California, indicó a Hayward que una revisión de 30,000 documentos internos de BP reveló: Usted nunca prestó la debida atención a los tremendos riesgos que BP estaba tomando .

Cuando surgió el tema del fondo de 20,000 millones de dólares que BP aceptó integrar para cubrir daños y perjuicios, el congresista Barton insistió en que se trataba de un castigo de la Casa Blanca.

Gibbs, el vocero de la Casa Blanca, insistió: Lo verdaderamente vergonzoso es que Joe Barton parece estar más preocupado por las grandes corporaciones que ocasionaron este desastre, que por los pescadores y pequeños empresarios cuyas vidas han sido devastadas por la destrucción .

Michael Burgess, republicano texano, al dirigirse a Hayward le dijo: Yo no me voy a disculpar con usted. No creo que sea necesaria una disculpa .

El líder republicano de la Cámara Baja, John Boehner, de Ohio, no estuvo presente pero se distanció de la disculpa de Barton. Jeff Miller, republicano de Florida, dijo estar conmocionado por el comentario irresponsable de su correligionario y le pidió que renunciara.