Washington. El servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) dejará de tramitar exenciones de deportación para inmigrantes por motivos de salud. La medida fue criticada por un senador demócrata como una “sentencia de muerte” para muchos enfermos.

El cambio de política entró en vigor el 7 de agosto, confirmó una portavoz del USCIS a la AFP, y dijo que la agencia recibía alrededor de 1,000 solicitudes al año, pero que la mayoría eran rechazadas.

Este programa de protección específico para migrantes en tratamiento médico o que tenían un familiar enfermo en Estados Unidos es similar al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), creado por el expresidente Barack Obama para evitar la deportación de inmigrantes irregulares llegados al país siendo niños.

“Esto puede ser una sentencia de muerte de facto para los pacientes”, criticó en Twitter el senador demócrata Ed Markey.

La portavoz de la agencia precisó que este cambio no implica el final del programa, que ahora estará en manos de la unidad responsable de expulsar a personas de EU, el Servicio de Inmigración (ICE, por sus siglas en inglés).

Markey dijo que con esto el gobierno de Donald Trump cae en un nuevo nivel de bajeza.

“Quizás es por esto que estaban avergonzados de anunciar este cambio de política públicamente”, denunció Markey.

Trump, quien sostiene un endurecimiento de la política migratoria, canceló el programa DACA, que amparaba a unos 700,000 “soñadores” y también anunció el fin del Estatuto de Protección Temporal (TPS) para varios países, afectando a 300,000 migrantes.

Por otro lado, el gobierno de Donald Trump acudió a la Corte Suprema de Estados Unidos para desbloquear una nueva normativa que restringe el derecho de asilo en la frontera con México, que había sido suspendida por un juez federal en julio pasado.

El representante legal del gobierno ante la Corte Suprema, Noel Francisco, argumentó en una carta enviada el lunes al tribunal que la suspensión “interfiere de forma indebida con la autoridad del Poder Ejecutivo para establecer una política migratoria”.

Cooperación con Honduras

Mientras tanto, este martes el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EU y el gobierno de Honduras acordaron trabajar juntos, por primera vez, para combatir desde la raíz la migración ilegal, aseguró el presidente hondureño Juan Orlando Hernández.

Hernández, quien desde el domingo llegó a Washington para una visita oficial en EU, informó sobre este acuerdo en un comunicado, luego de su reunión con el secretario interino del DHS, Kevin McAleenan, con quien discutió la creación de oportunidades económicas e inversión en el país centroamericano para generar empleos.