Los demócratas de la Cámara de Representantes de Estados Unidos que procesarán al expresidente Donald Trump en su juicio de destitución le pidieron que testifique la próxima semana, sobre su conducta antes de que cientos de sus partidarios lanzaran un ataque mortal contra el Capitolio.

La Cámara acusó el mes pasado a Trump por un cargo de incitación a la insurrección en un encendido discurso en el que instó a sus seguidores a "luchar" contra su derrota electoral, poco antes de que asaltaran el Capitolio, peleando con la policía y haciendo que los legisladores tuvieran que huir para protegerse.

Los abogados de Trump rechazaron esta semana la acusación, sosteniendo que "ejecutó plena y fielmente sus deberes como presidente", indicando que sus afirmaciones de que su derrota electoral fue el resultado de un fraude generalizado —que no tienen fundamento— están protegidas por la Primera Enmienda de la Constitución.

"A la luz de su impugnación por estas alegaciones, le escribo para invitarle a prestar testimonio bajo juramento, ya sea antes o durante el juicio de destitución del Senado, en relación con su conducta el 6 de enero de 2021", escribió el demócrata Jamie Raskin, el principal encargado del proceso en la Cámara de Representantes, en una carta a Trump y sus abogados.

Raskin pidió a Trump que preste testimonio entre el 8 y el 11 de febrero.

"Si rechaza esta invitación, nos reservamos todos y cada uno de los derechos, incluido el derecho a establecer en el juicio que su negativa a testificar apoya una fuerte inferencia adversa con respecto a sus acciones (y la inacción) el 6 de enero de 2021", escribió Raskin.

No quedó claro de inmediato si Trump aceptará la solicitud. Sus representantes no respondieron a una solicitud de comentarios.

Se espera que el juicio de destitución de Trump, el primer presidente de Estados Unidos que se enfrenta a un proceso de este tipo en dos ocasiones, comience la próxima semana.