Washington. Un día después del violento asedio al Capitolio de Washington por parte de los partidarios del presidente Donald Trump, los pedidos de destitución del mandatario se multiplicaron.

A 13 días de que Trump termine su mandato, Nancy Pelosi, y el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, pidieron invocar la Enmienda 25 a la Constitución para obligar a Trump a dimitir del cargo antes de que Joe Biden tome posesión el 20 de enero. De hecho, Schumer dijo que él y Pelosi intentaron llamar a Mike Pence para discutir la opción, pero no pudieron contactarse con el vicepresidente.

Al menos un legislador republicano se les unió. El procedimiento permite que el vicepresidente y la mayoría del gabinete declaren al presidente no apto para el cargo. El vicepresidente luego se convierte en presidente interino.

No obstante, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, se opuso a invocar la enmienda pese a la presión de los demócratas y algunos republicanos, informó el New York Times.

Pence no se ha referido en público sobre la idea de apelar a un mecanismo jamás usado en la historia de Estados Unidos, aunque el diario cita a una persona cercana al vicepresidente que confirmó su negativa.

El Times dijo que la postura de Pence es respaldada por varios miembros del gabinete, cuyo apoyo necesita en caso de apelar a la 25ª enmienda.

El diario agregó que esos funcionarios "ven el esfuerzo como algo que se sumará al actual caos en Washington en lugar de detenerlo".

Desde el miércoles, tras la violencia registrada en el recinto legislativo, se habló de que miembros del gabinete de Trump y aliados habían discutido la posibilidad de invocar la vigésimo quinta enmienda de la Constitución de Estados Unidos para destituirlo.

Pelosi aseveró que si el gabinete del presidente no actúa rápidamente, la Cámara puede proceder a acusar a Trump.

Al incitar a la sedición, como él lo hizo el miércoles, debe ser destituido del cargo", reiteró.

“Cualquier día restante con el presidente en el poder podría ser "un espectáculo de terror para Estados Unidos", sostuvo.

También otros demócratas en la Cámara de Representantes advirtieron que si la enmienda no es invocada, iniciarán entonces otro proceso de juicio político contra el presidente Trump.

"Tenemos un período de tiempo limitado para actuar", dijo el presidente de Asuntos Legales de la Cámara de Representantes, Jerry Nadler, que lideró un juicio político contra Trump hace un año, antes de que el Senado dominado por los republicanos lo absolviera.

"Apoyo que los artículos para un juicio político vayan directamente al pleno de la Cámara", expresó a través de un comunicado.

Identifican a agitadores

El Congreso certificó la madrugada del jueves formalmente la victoria electoral del presidente electo, el demócrata Joe Biden, después de que se vieron obligados a refugiarse cuando cientos de manifestantes abrumaron a la policía e invadieron el edificio. Más de la mitad de los republicanos de la Cámara y ocho senadores votaron para desafiar los resultados de las elecciones.

Los rostros de los manifestantes han dado la vuelta al mundo, fotografiados con los pies sobre el escritorio de Nancy Pelosi, desfilando con una bandera confederada o sentados en la oficina del presidente del Senado.

Muchos ya han sido identificados, incluida la mujer que resultó herida de muerte.

Joe Biden, denunció los repetidos ataques del mandatario a la democracia, sin comentar, sin embargo, los crecientes llamados a destituirlo de inmediato.

La toma del Capitolio fue "uno de los días más oscuros en la historia de nuestra nación", expresó Biden desde su bastión de Wilmington, a unos 200 kilómetros de Washington, que se recupera, bajo un sol de invierno, de una jornada de caos inimaginable.

Y calificó de "terroristas" a quienes participaron en los incidentes.