Berlín. Los legisladores daneses reaccionaron con enfado por la decisión que tomó el presidente Donald Trump de aplazar su visita a Dinamarca después de que la primera ministra del país dijera que no estaba interesada en venderle Groenlandia.

Los parlamentarios y exministros calificaron el comportamiento del presidente como juvenil, poco diplomático e insultante.

Mette Frederiksen, primera ministra danesa, se dijo “contrariada” por el comportamiento de Trump, aunque dijo que “no hay una crisis” entre los dos países.

“Es un insulto de un amigo cercano y aliado”, dijo a The Washington Post Michael Aastrup Jensen, congresista danés del influyente partido Venstre de centro-derecha. Dijo que el interés de Trump en comprar Groenlandia tomó por sorpresa al país e inicialmente fue ampliamente considerado como una broma.

Jensen dijo que los legisladores daneses se sintieron “horrorizados” por el presidente Trump, que “carece incluso de habilidades diplomáticas básicas”.

Sin respeto

En Twitter, el exministro de negocios de Dinamarca Rasmus Jarlov escribió: “Sin ninguna razón, Trump asume que una parte (autónoma) de nuestro país está a la venta. Luego, cancela insultantemente la visita para la que todos se estaban preparando. Por favor, muestre más respeto”, agregó.

El comportamiento de Trump es como el de “un niño mimado”, dijo Søren Espersen, vocero de Asuntos Exteriores del Partido Popular.

“Trump vive en otro planeta”, manifestó Pernille Skipper, un político de izquierda.

Queda claro que la capacidad de Trump para provocar conflictos diplomáticos es sorprendente.

¿Cuál sería el precio de la isla?

ES difícil y subjetivo estimar el precio de una isla como Groenlandia  debido a su componente demográfico como por su potencial económico.

Marc Jacobson, del Arctic Institute no se anda con rodeos al decir: “No conozco a nadir que sea capaz” de estimar el precio.

Si se toma en cuenta la venta de Alaska por parte de Rusia a Estados Unidos en 1867, costó 7.2 millones de dólares, que son alrededor de 130 millones en dólares de hoy.

Dado que Groenlandia es 1.5 veces más grande que Alaska, aumentaremos ese precio en un 50%, lo que nos lleva aproximadamente a 195 millones, que redondearemos en 200 millones de dólares. La cifra parece pequeña.

Si se estimara el precio de  compra como si la isla fuera una empresa, la cantidad podría llegar hasta los 42,600 millones de dólares, si el valor precio-beneficio fuera el promedio del índice del S&P 500, de 21.3 por ciento. El beneficio sería el Producto Interno Bruto del 2016 (2,700 millones de dólares) con esto se estima la cantidad total.

Sin embargo, Groenlandia no es una compañía del S&P.

Groenlandia de 2019 puede ser muy similar a la Amazon del 2016, con un potencial ilimitado por delante, sin embargo, si introducimos la variable de cambio climático, quizá el precio sea más difícil de estimar.