El candidato de extrema derecha, Jair Bolsonaro, lidera la carrera a la presidencia de Brasil sobre la ambientalista Marina Silva, de acuerdo con un nuevo sondeo de Datafolha.

Con el expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva impedido de postularse por una condena por corrupción, muchos de sus partidarios dijeron que anularían su voto o que no votarían por ningún candidato.

Bolsonaro, un militar retirado a favor de reducir los controles de armas para combatir el crimen, parece haber ganado algo de tracción tras apoyar una reciente huelga de camioneros —en reclamo de menores precios del diesel— que paralizó a Brasil. Ahora tiene un apoyo electoral de 19%, dos puntos porcentuales más que en la encuesta de abril, mientras que el respaldo de Marina Silva se mantiene sin cambios en 15 por ciento. El candidato de centroizquierda Ciro Gomes subió un punto, a 10%, y el de centro Geraldo Alckmin, el favorito de los inversionistas, sigue estancado en 7 por ciento.

Un factor crucial para la elección del 7 de octubre será cuál de los candidatos obtendrá el respaldo de Lula, quien sigue siendo el político más influyente de Brasil pese a estar encarcelado. Según Datafolha, 30% de los votantes dará su apoyo al candidato que Lula respalde.

El presidente Michel Temer se ha convertido en el mandatario más impopular en la historia reciente de Brasil, con 92% aría al candidato que él apoye, según la encuesta hecha a nivel nacional entre el 6 y 7 de junio y que tiene un margen de error de dos puntos porcentuales.