Pekín. El partido comunistade china inició ayer un cónclave quinquenal con la dura advertencia de su líder saliente, el presidente Hu Jintao, que el partido de 91 años de edad podría colapsar si no logra frenar la rampante corrupción que ha producido escándalos múltiples en los últimos meses y causó un descontento público generalizado.

Hu, quien renunciará a su título de Secretario General del partido la próxima semana al final del decimoctavo congreso del partido, había dado esperanzas tempranas de que esta reunión podría ser un guiño a una verdadera reforma política y un canal para echar por la borda las aparentemente anticuadas referencias al primer líder comunista de China, Mao Zedong. En su lugar, Hu habló de la necesidad de mejorar solamente la democracia dentro del partido y la democracia socialista y ensalzó las virtudes del pensamiento de Mao Zedong .

En un discurso pro forma, lleno de la jerga usual del Partido Comunista que duró más de una hora, Hu utilizó un lenguaje fuerte cuando se dirigió a la necesidad de combatir la corrupción, que muchos han dicho que es la razón principal de un creciente descontento popular.

La Rápida Mutación de China

Haz clic en la imagen para ampliarla

Si no somos capaces de manejar correctamente éste, podría ser fatal para el partido e incluso provocar el colapso de éste y la caída del Estado. Debemos fortalecer la educación sobre la lucha en contra de la corrupción y la promoción de un gobierno limpio, y mejorar de la cultura de un gobierno limpio.

Debemos mantener una posición dura al tomar medidas enérgicas en contra de la corrupción en todo momento -sentenció- debemos llevar a cabo investigaciones exhaustivas sobre los casos de corrupción más importantes y trabajar duro para resolver los problemas de corrupción que afectan directamente a las personas .

Hu no hizo mención específica de los recientes escándalos que han enturbiado al país. El año pasado, Liu Zhijun, el poderoso ministro de ferrocarriles del país, fue despedido después de que presuntamente aceptó sobornos por un total de 150 millones de dólares y mantuvo a un grupo de 18 esposas. Este año también vio la expulsión del miembro del Politburó y jefe del partido de Chongqing, Bo Xilai, quien fue acusado de corrupción y de ayudar a su esposa, Gu Kailai, al encubrir el asesinato de un hombre.

China en los últimos 10 años

Bloomberg News informó en junio de los más de 300 millones de dólares acumulados por miembros de la familia del vicepresidente Xi Jinping, quien está programado para tomar el cargo de Hu como Secretario General del partido, al final de esta sesión. Y, en octubre, The New York Times, con documentos regulatorios públicos, informó que la familia del primer ministro Wen Jiabao controlaba activos con un valor de 2,700 millones de dólares. Ninguno de los informes acusó a Xi o a Wen de participar en actos de corrupción.