Quito. El Ministerio Coordinador de Seguridad de Ecuador informó que aumentó a 413 la cifra de víctimas mortales, tras el terremoto que sacudió el centro de la costa pacífica ecuatoriana y que devastó poblados, derrumbó decenas de edificaciones y destruyó algunas carreteras.

El epicentro del terremoto, de una magnitud de 7.8 grados y el más fuerte en afectar a Ecuador desde 1979, tuvo lugar en zonas ecuatorianas escasamente pobladas compuestas por puertos de pescadores y playas turísticas.

La mayor parte de las poblaciones de la provincia de Manabí, Guayaquil, la capital y otras ciudades importantes han sido las más afectadas, incluyendo a Pedernales, Portoviejo y Manta, en la Costa Pacífica.

En Pedernales, la mayor parte de las construcciones colapsaron y apenas dos o tres edificios quedaron en pie. Los afectados han convertido al estadio de futbol en zona de atención hospitalaria y de refugio de cientos de personas.

El presidente Rafael Correa inició el lunes sus labores con un sobrevuelo sobre las zonas más golpeadas por el sismo del sábado, especialmente en la costa central del país, a la que han llegado decenas de rescatistas nacionales e internacionales.

El mandatario verificó personalmente la situación en las poblaciones más afectadas, especialmente de Portoviejo, Manta y Pedernales.

Destacó que los afectados no quieren asistir a los albergues bajo techo por miedo, por lo que han buscado refugio en lugares abiertos.

Hay todavía muchísimos cadáveres debajo de los escombros. Es una tragedia muy grave la que estamos enfrentando , dijo el mandatario.

En la ciudad de Portoviejo, capital de Manabí, casi todas las construcciones del casco comercial y bancario colapsaron, mientas que en la turística ciudad de Manta varios hoteles quedaron reducidos a escombros.

El canciller Guillaume Long indicó que Bolivia ha enviado 50 rescatistas; Suiza tres expertos, España 80 más 120 equipos móviles; Venezuela 48; Colombia 50; Perú 35; México 120; Cuba 25 y Chile 49 bomberos.

El lunes en la madrugada, los bomberos de Quito lograron rescatar a tres personas de un centro comercial en Manta, mientras en el exterior un hombre solo acertaba a decir: Mi esposa, mi esposa , en medio de un intenso llanto.

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Walter Solís, confirmó que el terremoto causó daños en 1,000 kilómetros de la red vial del país.

Miles de pobladores de Quito, Guayaquil y otras ciudades se lanzaron el domingo a las calles para aportar vituallas y ropa a los afectados y de inmediato salieron aviones y vehículos pesados cargados de ayuda.