Algunos líderes del sector de la construcción en Arizona están preocupados por la potencial escasez de mano de obra tras la decisión de la Corte Suprema de ratificar una parte de la controversial ley migratoria del estado conocida como SB1070.

La aprobación de la ley hace dos años hizo que miles de inmigrantes sin autorización legal se fueran. Eso sucedió cuando el mercado estaba deprimido, pero ahora el sector se está recuperando.

La Corte Suprema ratificó el lunes la disposición en la ley que permite a la policía verificar el estatus migratorio de las personas que detengan o arresten si los agentes tienen una sospecha razonable de que esa gente está en el país sin autorización.

El Arizona Republic (http://bit.ly/MJzZiA) reporta que esto preocupa a algunos en la industria de la construcción porque los trabajadores estarían demasiado temerosos de presentarse a trabajar en grandes grupos.