El Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes solicitó formalmente al CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, testificar en una audiencia en el Congreso en respuesta a informes de que la firma de análisis de datos Cambridge Analytica, utilizada por la campaña de Trump, había accedido indebidamente a los nombres, “me gusta” y otra información personal de aproximadamente 50 millones de usuarios de la plataforma social.

“Las últimas revelaciones sobre el uso y la seguridad de los datos de los usuarios de Facebook generan muchas preocupaciones serias sobre la protección del consumidor”, afirmaron en un comunicado conjunto el presidente del comité, el republicano Greg Walden, y el líder de los demócratas en ese grupo, Frank Pallone.

El miércoles, el fundador de la red social más popular del mundo pidió perdón en un comunicado y más tarde en una entrevista con CNN; se mostró dispuesto y “feliz” de ir al Congreso a dar más explicaciones.

El documento indica que “luego de revisar la información que recibió el comité de parte de Facebook, sentimos que muchas preguntas quedaron sin resolver”.

Este requerimiento en el Congreso no es el único al que el gigante tecnológico se enfrenta. La Autoridad israelí de Protección de la Privacidad abrió una investigación sobre las actividades de Facebook, ante las sospechas de que podría haber facilitado datos a Cambridge Analytica. Brasil también inició una investigación.