El principal puesto fronterizo entre España y Marruecos en Melilla estuvo cerrado durante dos horas y media el sábado cuando estallaron unos incidentes, después de que policías españoles rechazaran la entrada en su territorio a un grupo de marroquíes, anunciaron las autoridades locales.

Los incidentes empezaron cuando "algunos marroquíes han intentado entrar a la cuidad de Melilla y la policía a la hora de identificarles les han negado el acceso por cuestiones de seguridad", explicó a la prensa el delegado del gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani.

Las fuerzas de seguridad españolas cerraron entonces las vallas del puesto fronterizo y el grupo respondió con "lanzamiento de piedras y objetos contundentes", añadió.

El puesto fronterizo volvió a abrir a finales del día cuando volvió la calma.

Estos incidentes ocurren cuando inmigrantes venidos en su mayoría de Africa subsahariana han multiplicado en los últimos días las tentativas de entrar en territorio español desde Marruecos, por vía marítima o terrestre.

El jueves, 14 inmigrantes clandestinos, que la víspera salieron de Marruecos para tratar de cruzar el estrecho de Gibraltar, murieron al intentar llegar a las costas españolas a bordo de una patera. Diecisiete fueron rescatados con vida.

Otros dos inmigrantes africanos fueron hallados muertos el viernes en una operación en mar que había permitido rescatar a en torno a 50 personas que trataban de hacer la travesía entre Marruecos y España.

En paralelo, cientos de inmigrantes han tratado en las últimas semanas de saltar la valla fronteriza que separa a Marruecos del enclave español de Melilla, puerta de entrada a Europa para numerosos inmigrantes sin papeles.

RDS