Legisladores de ambos partidos coinciden en que el presidente Donald Trump tendrá que entregar las presuntas grabaciones que incluyen conversaciones con el exdirector del FBI James Comey.

Después de que Comey fuera despedido, Trump no tuvo piedad al chantajearlo con divulgar audios en caso de que el ex número uno del FBI filtre información con la que puede comprometer al presidente.

Desde el Senado existen varias peticiones para que el caso sobre el vínculo de Rusia con Trump lo encabece una persona independiente a los partidos políticos.

Durante el programa dominical Meet the Press, el senador republicano Lindsey Graham comentó que si hay algunas cintas de la conversación, tienen que ser entregadas al Senado.

Otro senador republicano, Mike Lee, ex fiscal federal, comentó que es inevitable que Trump entregue los audios. Lo hizo ante las cámaras del programa Fox News Sunday. Respecto a la posible estrategia que sigue Trump de grabar a funcionarios, Lee dijo que no necesariamente es la mejor idea .

En el mismo sentido se expresó el líder de los demócratas del Senado, Charles E. Schumer. Comentó que si las cintas existen, el presidente debe presentarlas inmediatamente . En el programa de la CNN, State of the Union, Schumer comentó que si Trump destruye las grabaciones incurriría en una violación de ley. Tendría que pedir una disculpa a Comey y a los estadounidenses, comentó frente a las cámaras.

En una encuesta conjunta entre la NBC y el Wall Street Journal, 38% de la población rechazó la decisión de despedir a Comey.

En proceso de reclutamiento

El gobierno ha entrevistado al menos a ocho candidatos para el puesto de director del FBI y Trump ha dicho que podría tomar una decisión en sólo unos días.

Hasta ahora, 14 legisladores, abogados, funcionarios del orden y otras personas son los candidatos. Ocho se reunieron el sábado con el secretario de Justicia, Jeff Sessions, y su asistente, Rod Rosenstein, en el Departamento de Justicia.

El primer candidato que fue entrevistado fue Alice Fisher, alta funcionaria del Departamento de Justicia en el gobierno del presidente George W. Bush.

También han sido entrevistados: Adam Lee, agente especial a cargo de la oficina del FBI en Richmond, Virginia; Andrew McCabe, director interino del FBI; Michael J. García, exfiscal y juez asociado de la corte de apelaciones de Nueva York; y el senador John Cornyn, de Texas, líder número dos en el Senado, entre otros.