El barco humanitario Ocean Viking realizó este domingo su tercer rescate frente a las costas libias, y ya transporta 251 migrantes, mientras que el barco español Open Arms navega con 160 en su décimo día en alta mar, tras haber recuperado a otros 39 recientemente.

Incluso si la capacidad para dar cobijo —de alrededor de 200 personas— ha sido superada, el coordinador de las operaciones de búsqueda y rescate de SOS Méditerranée, Nicholas Romaniuk, decidió continuar su patrullaje en una zona ubicada a 60 millas marinas (unos 110 kilómetros) de Trípoli, para socorrer a otras embarcaciones.

“Estamos solos en la zona. Los guardacostas libios no responden”, explicó Romaniuk, quien recordó que las buenas condiciones meteorológicas pueden favorecer que más pateras intenten la travesía.

Además, la celebración del Aid al Kebir, una de las principales fiestas musulmanas, también contribuye a una menor presencia de guardacostas libios.