Las tropas peruanas capturaron gravemente herido al líder de un remanente del otrora poderoso grupo rebelde Sendero Luminoso, que ahora vive del comercio de cocaína, expuso ayer el Ministro de Defensa.

Está vivo, se le están dando las atenciones médicas correspondientes. Está muy malherido, tiene el brazo derecho prácticamente perdido , anunció el ministro de Defensa, Alberto Otárola, pero no dio muchos detalles acerca de la captura del comandante Artemio.

Artemio, de 50 años de edad, estaba al mando de unos 150 rebeldes. Las circunstancias en que fue heridos no están claras.

Otárola indicó que el viernes combatía contra las fuerzas federales en el pueblo de Puerto Pizana, pero los periodistas locales han informado de que al menos uno de sus hombres pudo haberse rebelado en su contra.

El grupo de Artemio representa aproximadamente la mitad de lo que queda de Sendero Luminoso, grupo terrorista que mató a miles de personas durante los años 1980 y 1990. El otro remanente, también involucrado en el tráfico de drogas, se encuentra más al sur en el valle de los ríos Apurímac y Ene.

Artemio, cuyo nombre real es Florindo José Flores, expuso a periodistas que lo visitaron en diciembre, que su causa estaba perdida y que estaba buscando una tregua con el gobierno.