El presidente estadounidense, Joe Biden, indicó el miércoles que el tono de la cumbre con su par ruso, Vladimir Putin, fue "bueno" y "positivo", pero aseguró que le advirtió de cualquier injerencia en las elecciones estadounidenses.

"Le dije claramente que no toleraríamos los intentos de violación de nuestra soberanía democrática o de desestabilización de nuestras elecciones democráticas y que responderíamos", dijo Biden en rueda de prensa tras su reunión con Putin.

La cumbre en Villa La Grange, en Ginebra, duró cerca de cuatro horas, mucho menos de lo que los asesores de Biden habían anticipado.

La programación de conferencias de prensa separadas mostró que no hubo la jovialidad que acompañó a la reunión de 2018 entre Putin y el predecesor de Biden, Donald Trump. Tampoco hubo comida conjunta.

"La última cosa" que Putin quiere es una nueva Guerra Fría con EU: Biden

Por otra parte, Joe Biden indicó que el presidente ruso, Vladimir Putin, no busca una nueva Guerra Fría con Estados Unidos.

"Creo que lo último que quiere ahora es una Guerra Fría", dijo en rueda de prensa Biden, quien advirtió a Putin que "algunas infraestructuras cruciales" deben quedar al margen de ciberataques. "Le di una lista" de 16 entidades que "van del sector de la energía hasta nuestros sistemas de distribución de agua", agregó.

Biden critica las "comparaciones ridículas" de Putin sobre los derechos humanos

Joe Biden denunció "las comparaciones ridículas" de su homólogo ruso Vladimir Putin sobre los derechos humanos.

Biden reaccionó a unas declaraciones previas en rueda de prensa de Putin, en las que el mandatario ruso recriminó los hechos sucedidos durante el asalto de partidarios del entonces presidente Donald Trump al Capitolio. "Son comparaciones ridículas. Una cosa es que criminales rompan un cordón policial (...) otra es que el pueblo desfile hacia el Capitolio y denuncie que no se le deja hablar libremente", dijo Biden en rueda de prensa.