El Banco Central de Brasil (BCB) subirá el miércoles por tercera vez consecutiva su tasa básica, al menos en 0.75 puntos porcentuales, a 4.25%, estimando que la economía se recupera pese a la pandemia y que su mayor deber es refrenar la inflación, según la mayoría de los analistas.

El BCB realizó desde marzo dos aumentos de 0.75 puntos de la tasa Selic, que estaba desde agosto en su mínimo histórico de 2% para incentivar la actividad económica durante la primera ola de coronavirus.

En mayo, el Comité de Política Monetaria (Copom) del BCB advirtió que realizaría "otro ajuste de la misma magnitud" en junio, para controlar la disparada inflacionaria.

Pero la inflación siguió creciendo: en el acumulado de doce meses hasta mayo llegó a 8.06%, su mayor nivel desde septiembre de 2016, muy superior al centro de la meta anual de 3.75% y a su tope de tolerancia, de 5.25 por ciento.

Los pronósticos para 2021 la sitúan actualmente en 5.82%, frente a 3.34% en enero, según la encuesta semanal Focus de expectativas de mercado.

La proyección para 2022 también supera al centro de la meta de 3.50% fijado para el año próximo.

Por todo ello, un número creciente de analistas estima que el Copom podría aumentar la Selic un punto, a 4.50 por ciento. Ese sería su nivel de enero de 2020, previo al estallido de la pandemia que ya dejó casi medio millón de muertos en Brasil.

La consultora A.C Pastore prevé un aumento de 0.75 puntos, acompañado por la advertencia de que el Copom hará "el ajuste que sea necesario para recolocar la inflación dentro de la meta".

Según la encuesta Focus, la Selic llegará en diciembre a 6.25%, su mayor nivel desde agosto de 2019.

El mercado, enfocado en la pospandemia

El Copom puede sentirse libre de abandonar su política de "estímulos", dado que el PIB de Brasil sorprendió en el primer trimestre con una expansión de 1.2% sobre el trimestre anterior, pese a la virulencia de la segunda ola de la pandemia.

La expectativa de crecimiento de la mayor economía latinoamericana, de un 3% a inicios de año, subió a casi 5%, tras la contracción de 4.1% en 2020.

El optimismo debe afianzarse con el avance de la vacunación, afirma Mauro Rochlin, profesor de Economía de la Fundación Getúlio Vargas (FGV).

Pese a que la pandemia sigue matando a unas 2,000 personas por día, el mercado "ya la está viendo como algo del pasado", agrega.

La Bolsa de Sao Paulo se mueve desde hace varios días en sus máximos históricos.

Y el auge del desempleo es por el momento parcialmente compensado por la reactivación de subsidios gubernamentales.

La recuperación, sostiene Rochlin, debería proseguir incluso con la agitación política de las investigaciones parlamentarias sobre las omisiones del presidente Jair Bolsonaro para contener la pandemia.

"El país está enfocado en crecer rápidamente", sin tener en cuenta "los discursos del gobierno", afirma.