El Banco Central de Brasil (BCB) anunció este miércoles el aumento de su tasa básica en 0.75 puntos porcentuales, a 4.25%, para tratar de frenar una disparada inflacionaria en plena pandemia de coronavirus.

Este aumento de la tasa Selic, el tercero consecutivo, coincide con el pronóstico de la mayoría de los analistas, y será seguido por otro de por lo menos la misma magnitud, indicó el Comité de Política Monetaria (Copom) del BCB en un comunicado.

El Copom había mantenido la Selic en su mínimo histórico de 2% desde agosto de 2020 hasta marzo, para incentivar la inversión y el consumo durante el frenazo económico provocado por la primera ola de la enfermedad.

Pero una escalada de la inflación, empujada por el costo de los alimentos y la energía, la llevó a aumentarla ya en tres ocasiones en 0.75 puntos porcentuales.

En el acumulado de doce meses hasta mayo, el aumento de precios llegó a 8.06%, su mayor nivel desde septiembre de 2016, muy superior al centro de la meta anual de 3.75% y a su tope de tolerancia, de 5.25%, fijados por el BCB.

Los pronósticos de inflación para 2021 llegan actualmente a 5.82%, frente a 3.34% en enero, según la encuesta semanal Focus de expectativas de mercado.

El Copom mostró en su comunicado su determinación de volver a poner los precios bajo control y anticipó que en su próxima reunión, del 3 y el 4 de agosto, "prevé continuar el proceso de normalización monetaria con otro ajuste de la misma magnitud".

Y señaló que "un deterioro de las expectativas de inflación puede exigir una reducción más intempestiva de los estímulos monetarios" para la economía, es decir, un aumento mayor de la tasa Selic.

kg