Las solicitudes semanales de subsidios de desempleo en Estados Unidos volvieron a bajar a mediados de octubre, para alcanzar un nuevo mínimo desde el inicio de la pandemia, señal de que la economía está dejando atrás las turbulencias provocadas por la Covid-19.

Entre el 10 y el 17 de octubre, 290,000 personas pidieron prestaciones por desempleo, 6,000 menos que la semana anterior, según datos publicados el jueves por el Departamento de Trabajo.

Las solicitudes habían vuelto a caer por debajo de las 300,000 la semana pasada por primera vez desde marzo de 2020. Los datos se revisaron un poco al alza, hasta 296,000.

A mediados de marzo de 2020, justo antes de que se aplicaran las primeras medidas para frenar el avance de la pandemia, se habían registrado 256,000 solicitudes, mientras que en el mismo periodo de 2019 fueron 220,000.

El número de personas que reciben prestaciones por desempleo descendió a 3,2 millones a finales de septiembre, un descenso de 369,992 respecto a la semana anterior, según datos oficiales publicados el jueves.

Casi 24 millones de personas recibían prestaciones en la misma época del año pasado.

Los empresarios tienen dificultades ocupar vacantes, sobre todo para los puestos peor pagados, ya que unos tres millones de personas han abandonado la población activa desde el inicio de la pandemia.