El automovilista acusado de haber embestido el domingo un desfile navideño en una ciudad de Wisconsin será imputado por cinco homicidios, informaron este lunes las autoridades estadounidenses encargadas de la investigación.

"Según la información de que disponemos, el sospechoso estuvo involucrado en una disputa conyugal momentos antes de los hechos" y "no hay prueba alguna de que sea un acto terrorista", precisó Daniel Thompson, jefe de la policía de la ciudad de Waukesha.

Cuatro mujeres y un hombre de entre 52 y 81 años murieron y 48 personas fueron hospitalizadas tras el incidente ocurrido el domingo por la noche en la ciudad de Waukesha, un suburbio de Milwaukee -la mayor urbe de Wisconsin-, según el último saldo confirmado por las autoridades policiales hasta el momento, aunque podría aumentar.

De los enviados a hospitales, 18 eran niños, según Amy Drendel, jefa de medicina de emergencia del hospital Children"s Wisconsin. Seis de ellos están en estado "crítico".

El jefe de policía de Waukesha detalló que el hombre identificado como Darrell E. Brooks era "el principal sospechoso de esta tragedia sin sentido". Se adelantó que será imputado por "homicidio intencional".

Las autoridades lo describieron como un hombre negro de 39 años de la cercana Milwaukee con un caso judicial abierto por violencia doméstica.

Registros judiciales muestran que Brooks fue acusado varias veces en los últimos dos años de poner en peligro imprudentemente la seguridad de otros, por delitos con armas de fuego, entre otros.

Caos y muerte

Según la policía y testigos, Brooks aceleró con su SUV rojo contra una multitud de hombres, mujeres y niños durante el desfile anual por las fiestas navideñas que se celebraba en la avenida Main Street, donde bandas escolares, religiosas y otros grupos marchaban ante espectadores que se agolpaban a lo largo de la calle.

"Una camioneta roja se metió en nuestro desfile de Navidad que celebrábamos en el centro", dijo a periodistas Thompson. Brooks quedó bajo custodia a la espera de su proceso y funcionarios confiscaron el vehículo involucrado.

Varios medios estadounidenses citaron a investigadores diciendo que había señales de que el conductor huía de otro incidente cuando atravesó barricadas y entró en el desfile.

Thompson dijo que Brooks parecía que huía de una confrontación doméstica y que no estaba siendo perseguido por la policía cuando dirigió su camioneta contra la multitud.

No confirmó informes de prensa de que la confrontación había involucrado cuchillos.

Angelito Tenorio, quien se postula para el cargo de tesorero del estado de Wisconsin, estaba en el desfile y dijo, en declaraciones al Milwaukee Journal Sentinel, que "vio una camioneta cruzar, simplemente pisó el acelerador y aceleró a toda velocidad a lo largo de la ruta del desfile".

"Y luego escuchamos un fuerte estruendo, y solo llantos y gritos ensordecedores de las personas que fueron atropelladas por el vehículo", agregó.

Angela O"Boyle, cuyo apartamento daba a la calle del desfile declaró a CNN: "Todo lo que escuché fueron gritos y luego gente gritando los nombres de sus hijos".

Nuevos temores

Autoridades policiales consideran que el acto no tenía conexión con el terrorismo.

"Estamos seguros de que actuó solo. No hay evidencia de que se trate de un incidente terrorista", dijo Thompson, quien agregó que se estima que el sospechoso estaba involucrado en una disputa doméstica poco antes del incidente.

Tampoco estaría ligado con el veredicto de absolución emitido el viernes en el caso de Kyle Rittenhouse, un adolescente blanco que mató a tiros a dos personas el año pasado durante las protestas del movimiento Black Lives Matter contra el racismo y al violencia policial en la cercana Kenosha, ubicada apenas a 80 kilómetros de Waukesha.

Desde Washington, el presidente estadounidense, Joe Biden, ofreció palabras de apoyo a la comunidad dolida por un "horrible acto de violencia" y presentó sus condolencias a las familias "que enfrentan el nuevo dolor de una vida sin un ser querido".

Luto

El gobernador de Wisconsin, Tony Evers, ordenó que las banderas de todo el estado fueran izadas a media asta.

"Seguimos orando por la comunidad de Waukesha y los niños, seres queridos y vecinos cuyas vidas cambiaron para siempre por una tragedia impensable anoche", expresó Evers el lunes en su cuenta de la red Twitter.