Al menos siete supuestos insurgentes de origen uzbeko murieron en un ataque con misiles lanzado por un avión no tripulado de Estados Unidos en el noroeste de Pakistán, informaron fuentes de seguridad paquistaníes.

Alrededor de seis misiles impactaron contra un vehículo y un pequeño complejo utilizado como centro de entrenamiento por los insurgentes en la aldea de Khushali Turikhel, en la región tribal paquistaní de Waziristán del Norte, en la frontera con Afganistán.

Khushali Turikhel se encuentra a 35 kilómetros al este de Miranshah, la principal ciudad de Waziristán del Norte, una región considerada como el bastión de los militantes islamistas, reportó el diario paquistaní Dawn.

Los ataques de aviones no tripulados de Estados Unidos, conocidos como drones , son habituales en Pakistán, cuyas autoridades han denunciado que estos aparatos violan su soberanía y alimentan el odio hacia Washington.

Este es el primer ataque de aviones no tripulados estadounidenses en Pakistán desde que la semana pasada comenzó el mes sagrado musulmán del Ramadán.

El ataque tuvo lugar tres días antes de la visita del director del servicio de inteligencia paquistaní (ISI), el teniente general Zaheer ul Islam, a Estados Unidos para discutir estos polémicos ataques con drones estadounidenses.

EISS