Los servicios de inteligencia alemanes temen posibles ataques yihadistas contra las manifestaciones convocadas por el movimiento islamófobo Pegida (acrónimo en alemán de Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente), que protesta cada lunes en varias ciudades alemanas desde octubre, afirma el semanario Der Spiegel en su edición del sábado.

Según el semanario, los "servicios de inteligencia extranjeros" informaron a sus homólogos alemanes de la interceptación de comunicaciones entre "conocidos yihadistas", en las que se evocaban "posibles ataques contra las marchas semanales de Pegida".

Las autoridades se toman "muy en serio" estas informaciones, escribe Der Spiegel, que cita una fuente de seguridad alemana de "alto rango".

Berlín no dispone de informaciones concretas sobre horarios o lugares, que podrían ser eventuales blancos de atentados, apunta el semanario.

Las manifestaciones de Pegida congregaron el pasado lunes en Dresde a 25,000 personas, un récord desde el inicio de las manifestaciones en octubre para reclamar una política migratoria más restrictiva.

Este viernes una decena de registros tuvo lugar en el seno de un "movimiento islamista" en Berlín, donde fueron detenidas dos personas.

Las autoridades alemanas estiman que unos 550 alemanes se marcharon a Siria y a Irak para combatir en las filas de la organización Estado Islámico (EI). Según Der Spiegel, el número de combatientes yihadistas alemanes podría superar, sin embargo, los 600.

rarl