GINEBRA.- La reunión del Grupo de Acción para Siria, este sábado en Ginebra, desembocó en un acuerdo sobre los principios para una transición en ese país, abriendo el camino a la era "post Asad" según Estados Unidos aunque Rusia y China reafirmaron que pertenece a los sirios decidir su futuro.

La reunión de Ginebra "abre la vía a la era post Asad" y Estados Unidos acudirá al Consejo de Seguridad de la ONU para someter este acuerdo, declaró la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton en una conferencia de prensa.

El acuerdo prevé, entre otras cosas, que el gobierno de transición pueda incluir a miembros del actual gobierno sirio. Kofi Annan, el enviado especial de la ONU y la Liga Arabe, precisó luego que dudaba que los sirios escogiesen para dirigirlos a responsables "que tienen sangre en las manos".

"El órgano de gobierno transitorio ejercerá el poder ejecutivo. Podrá incluir miembros del actual gobierno y de la oposición y de otros grupos, y debe ser formado sobre la base del consentimiento mutuo", precisó Annan.

"Dudaría que lo sirios... elijan gente con sangre en las manos para dirigirlos", precisó en una conferencia de prensa.

Cuando se le preguntó qué le reserva el plan de transición al presidente Bashar al Asad, Annan dijo que "el documento deja claro que propusimos guías y principios para asistir a las partes sirias cuando avancen en la transición y establezcan un gobierno de transición".

El futuro de Asad "estará en sus manos", aseveró.

Para Hillary Clinton "Asad debe partir".

Del lado ruso y chino las declaraciones fueron diferentes aunque aceptaran el plan. Una transición del poder en Siria debe ser decidida por los sirios, indicó el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, agregando que ningún grupo debe ser excluido del proceso y rechazando que se recurra al capítulo 7 de la carta de Naciones Unidas, que incluye el posible recurso a la fuerza, evocado por las potencias occidentales para presionar a Damasco.

"La manera exacta de conducir la transición hacia otra etapa será decidida por los propios sirios", explicó el ministro, precisando que Rusia convenció a las otras potencias que sería "inaceptable" excluir a alguno de los grupos del proceso.

El mismo tono adoptó China. Un plan de transición "sólo puede ser dirigido por los sirios y ser aceptado por todas las partes importantes en Siria. Gente del exterior no puede tomar decisiones para el pueblo sirio", subrayó el canciller chino Yang Jiechi.

El Grupo de Acción para Siria, constituido por Annan, reagrupa a los jefes de la diplomacia de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad --Estados Unidos, China, Rusia, Francia y Gran Bretaña--, a países que representan a la Liga Arabe --Irak, Kuwait y Catar--, a Turquía y a los secretarios generales de la ONU y la organización panárabe así como a la Alta Representante para las Relaciones Exteriores de la Unión Europea.

En más de 15 meses de revuelta, la represión, y desde hace unos meses, los combates entre el ejército y los rebeldes, dejaron más de 15.800 muertos, en su mayoría civiles, según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Este sábado, en todo el país, las operaciones y los combates entre el ejército y los rebeldes dejaron al menos 82 muertos, en su mayoría civiles, según el OSDH.

Kofi Annan, que originó esta reunión de formato inédito, había advertido a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, exhortándolos a la unidad para hallar un acuerdo para una transición en Siria, sin el cual "la historia nos juzgará severamente".

Las discusiones estaban estancadas entre rusos y las potencias occidentales sobre el futuro del presidente Asad. Estados Unidos reclama su partida mientras que Rusia, aliado del poder sirio, estima que las potencias extranjeras no deben decidir sobre los resultados de la transición en Siria.

Las próximas estapas son en principio recurrir al Consejo de Seguridad en vistas de la adopción del plan para darle más peso, la aplicación del cese del fuego, el nombramiento de un representante del gobierno actual para la transición así como de un interlocutor de la oposición. Annan indicó que planeaba viajar a Damasco "pero aún no se fijó ninguna fecha".

En el terreno una ONG siria lanzó un llamado al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para enviar equipos médicos a la ciudad de Duma, cerca de Damasco, teatro de operaciones militares importantes desde el 21 de junio.

En Duma, situada a 13 km de la capital, en donde decenas de personas murieron y centenares resultaron heridas, la situación humanitaria es "catastrófica en todos los niveles", indicó el OSDH.