Soldeu, Andorra. Enfrentados a una nueva oleada del coronavirus, pero sobre todo, muchos de ellos enfrentados entre sí, los mandatarios de América Latina y la península ibérica buscarán hacer frente común para conseguir más vacunas y financiamiento para la recuperación postpandemia, durante una Cumbre Iberoamericana semipresencial el día de hoy en Andorra.

En la plenaria de la cumbre la tarde del miércoles en la localidad andorrana de Soldeu, la gran mayoría de los presidentes latinoamericanos intervendrán de forma telemática, a causa de la crisis epidemiológica.

La participación será no obstante muy amplia: Dieciséis de los diecinueve mandatarios de la región ya confirmaron que se dirigirán al pleno, según la organización.

Solo Jair Bolsonaro de Brasil, Andrés Manuel López Obrador de México y Mario Abdo Benítez de Paraguay declinaron pronunciarse en la cita, que marca tres décadas de cumbres iberoamericanas.

El presidente de México ha decidido mantener duras críticas a España debido a que no ha reaccionado a su petición de pedir perdón a los pueblos originarios por lo ocurrido en tiempos de la conquista, hace 500 años.

Durante más de 50 ocasiones, el presidente López Obrador ha criticado temas relativos a España, desde reportajes del diario El País hasta decisiones empresariales de compañías energéticas. También lo ha hecho contra el Congreso por decisiones relativas a la monarquía, su blanco preferido. El secretario Marcelo Ebrard lo sustituirá.

Una esperada y polémica intervención en la cumbre de hoy será la del venezolano Nicolás Maduro, quien hablará ante países que cuestionan su legitimidad, como España, que reclama elecciones libres, o Brasil, Chile, Colombia o Perú, que consideran presidente interino al opositor Juan Guaidó.

Para participar de forma presencial llegaron la tarde del martes a Andorra los presidentes de Guatemala y República Dominicana, en tanto anfitriones de la anterior y la próxima cumbre, así como los jefes de gobierno de Andorra, Portugal y España, y el rey de este último país, Felipe VI.

Vacuna "universal"

En la agenda, los mandatarios tienen como prioridad acordar posiciones comunes frente a la pandemia, que vuelve a golpear con fuerza a América Latina, segunda región más enlutada del mundo con casi 868,000 fallecidos y 27.3 millones de contagios (con el Caribe incluido), solo por detrás de Europa (1 millón de muertos y 48.2 millones de casos).

La cumbre tiene como objetivo hacer un llamado firme al "acceso universal a la vacunación como un bien público global", y a "fortalecer" el mecanismo Covax, que pretende una distribución equitativa de las vacunas, según adelantó a la AFP la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan.

"Un pequeño grupo de países tienen todas las vacunas y la gran cantidad de países no tenemos acceso a la vacunas", lamentó el presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, durante la clausura de la conferencia empresarial, al calificar de "fracaso" el Covax hasta ahora.