El guardián, vigilante, “policía” han sido algunos nombres con los que se define el rol del compliance officer; sin embargo, es mucho más que lo anterior. El término compliance officer fue utilizado por primera vez en 1991 cuando una docena de oficiales de ética se reunieron en la Universidad de Bentley, en Massachusetts, para conformar la Ethics & Compliance Officer Association, conocida como Asociación del Oficial de Ética y Compliance, hoy llamada Iniciativa de Ética & Compliance, organización que buscara agrupar a todos aquellos asignados por sectores públicos y privados como oficiales de ética. 

El papel del compliance officer había nacido con más interrogantes que prerrogativas y con una larga tarea por ejecutar. Las responsabilidades del compliance officer están fundamentadas en informar sobre los posibles riesgos e incumplimientos, pero no se limitan a ello. Se trata de una función que, para cumplir cabalmente con ese deber y ser eficaz en su gestión, requiere ejecutar tareas de seguimiento, control, implementación, capacitación y notificación a los órganos de gobierno de la empresa.

Si bien no hay un consenso sobre las responsabilidades del compliance officer, ya que pueden variar según el sector de la empresa, sí existen líneas generales de actuación comunes para la función.

La Norma Mexicana NMX-CC-19600-IMNC-2017 señala que las principales responsabilidades del Oficial de Cumplimiento radican en: 

A)Identificar las obligaciones a que están sujetas las empresas, tanto desde el punto de vista legal como también aquellas directrices que deriven de políticas y procedimientos internos. 

B) Proveer o coordinar los entrenamientos continuos en materia de cumplimiento.

C) Será el responsable de la comunicación del Programa de Compliance a los empleados, debiendo divulgar cualquier información relevante en materia de cumplimiento a las empresas y entregar el Código de Integridad o Conducta y las políticas a que estará sujeto el personal. 

D) Deberá implementar las medidas y controles que le permitan conocer oportunamente los riesgos.

E) Identificará y atenderá los riesgos derivados de sus relaciones con clientes, proveedores, distribuidores y comerciales externos.

F) Vigilará el funcionamiento del sistema de prevención de riesgos y tomar las medidas preventivas y correctivas que garanticen su eficacia y asegurar la revisión en los intervalos planificados.

G) Proveer asesoría a la organización en materia de compliance.

El compliance officer deberá contar con un perfil específico; la experiencia y conocimiento técnico será vital para definir el programa que implementará, donde su liderazgo jugará un papel trascendental a efecto de contar con las herramientas suficientes para compartir con otros la nueva cultura. Deberá ser un habilitador, de escucha fácil y con amplias habilidades de comunicación; contando con las mejores cartas credenciales para demostrar una trayectoria transparente.

El compliance officer deberá tener autonomía e independencia, con una línea de reporte a la alta dirección, de lo contrario, sus observaciones podrían ser debilitadas denostando el objetivo fundamental: CUMPLIR.

Actualmente, en nuestro país las instituciones educativas no han advertido la necesidad de formar oficiales de cumplimiento, debiéndonos formar a través de la experiencia y con el soporte de instituciones universitarias extranjeras, ya que esta materia de nacimiento en EU, lentamente se extiende a países de América Latina. Por ello, nuestra responsabilidad es compartir, instruir y acompañar a los nuevos compliance officers, permitiendo que esta experiencia constituya una asignatura formal y compita con los esfuerzos que hoy se hacen en otros países.

[email protected]

linkedin.com/in/compliancemx