El último mes del año llegó, y con ello la temporada de fiestas, gastos para regalos, vacaciones y comidas, lo cual puede comprometer la estabilidad económica y las finanzas familiares.

Sin embargo, para quienes se encuentran dentro de un trabajo formal, se tiene la posibilidad de recibir un ingreso anual complementario, mejor conocido como aguinaldo.

Los trabajadores en México tienen derecho a recibir aguinaldo desde 1970. De acuerdo con el artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo, debe recibirse antes del 20 de diciembre de cada año y su monto debe equivaler a un mínimo de 15 días de salario, aunque puede recibirse hasta el 20 de enero, si se trata de trabajadores del Estado.

La recomendación es disfrútalo, pero sé consciente también de que puedes utilizarlo de manera eficiente y segura.

La plataforma Coru.com señala que para evitar usarlo en cosas efímeras se aconseja:

  • Invertir una parte. Ya sea en la afore, que tiene como ventaja que sus ganancias suelen ser superiores a las inversiones tradicionales, o en Cetes, que consisten en un préstamo con pago garantizado. 
  • Abonar capital a deudas. Si se tiene una deuda que se está a punto de liquidar, hay que considerar erradicarla completamente con este dinero.
  • Compras de largo plazo. Si no se tienen deudas graves y se puede permitir un gusto, lo recomendable es comprar bienes duraderos que tendrán un impacto a largo plazo.

Por su parte Afluenta México comparte algunas acciones que debes evitar con tu aguinaldo:

  1. Caer en la tentación de promociones. Recuerda que si decides incurrir en dicho gasto, debes ser cuidadoso y no gastar más de lo que tus ingresos te permiten.
  2. Adquirir nuevas deudas. Si ya decidiste realizar un nuevo gasto considerado para tu economía, analiza precios en varios sitios online y considera si puedes saldar ese consumo en el corto plazo.
  3. Realizar compras compulsivas o emocionales. No comprometas tus ahorros con productos que estén relacionados con un antojo o deseo.
  4. Gastar todo tu dinero en regalos navideños. Divide tus gastos de manera tal que puedas destinar un porcentaje a las compras navideñas y un porcentaje restante al ahorro.
  5. Abusar de las tarjetas de crédito y los meses sin intereses. Es muy común que, ante altos niveles de endeudamiento, consideremos la opción de abonar los montos mínimos de las tarjetas de crédito. Si puedes evitarlo, hazlo, ya que esto te generará una espiral interminable de deudas de la que te será difícil salir.

[email protected]