Uno de los trámites que se ha agilizado es el de acceder a un crédito hipotecario de manera digital, ya que a través de la aplicación del banco o en la página de Internet del mismo, el usuario ingresa los datos necesarios para saber si es candidato o no para una hipoteca.

Se trata de un trámite que el usuario inicia por su propia cuenta.

Diferentes instituciones bancarias como Banorte, BBVA Bancomer y próximamente Santander ya implementan este tipo de tecnología para facilitar el proceso sin que el solicitante salga de su casa u oficina, y lo realice desde su celular, computadora o tableta.

Aunque cada banco realiza la solicitud de crédito de manera diferente, y los tiempos de respuesta varían entre cada uno de éstos, la mayoría pide la misma información, como el comprobante de ingresos, el valor y ubicación del inmueble, el enganche que dará, datos personales e incluso su historial crediticio.

El proceso comienza cuando el cliente accede a la aplicación o a la página de Internet de la institución financiera con la que desee obtener su crédito. Ingresa los datos que le solicitan, posteriormente se le hace la notificación sobre el status de la solicitud hecha en línea.

Pablo Sadek, director de Negocio Hipotecario de BBVA Bancomer, explicó que, en el caso de esa institución, primero se realiza una simulación de crédito con la información proporcionada por el usuario, y basado en ésta, se le despliega un abanico de ofertas y productos, mostrándole la mejor opción posible de acuerdo con los datos dados y lo que mejor se adapte a sus necesidades.

“Si al cliente le interesa lo que está viendo, en ese momento puede solicitar una precalificación del crédito en línea. Pidiéndole 14 datos, alrededor de un cuarto de la información que se pide en sucursales en cualquier banco, le damos una precalificación y le decimos si su crédito está autorizado. Se busca darle al cliente certeza y seguridad para poder ir a buscar o hacer una oferta a algún inmueble en el que esté interesado”, refirió.

Para continuar con el proceso, al cliente se le entrega un certificado de precalificación para avalar que se autorizó su crédito, y se le contacta vía telefónica para seguir adelante con el trámite.

BBVA Bancomer cuenta con un buzón de atención remota en donde el ejecutivo le pedirá al solicitante que digitalice algunos documentos requeridos, los cuales tienen como condición ser totalmente legibles y que vengan completos.

El directivo comentó que, el tiempo que el cliente se tarde en enviar la documentación requerida, es el que se tardará el banco para hacer la validación de la misma. Agregó que regularmente el promedio es de tres semanas para verificar todos los datos.

“Nosotros trabajamos con los documentos digitales, y al momento de la firma el cliente tiene que llevar los documentos originales para hacer la última validación, pero la verdad es que el proceso se hace con documentos digitales y de manera remota”, aseguró.

Un proceso similar también lo sigue Banorte, institución que pide a sus usuarios llenar la información correspondiente y subir su documentación para tener una respuesta en cuestión de minutos.

Eduardo Reyes Smith, director general adjunto de Hipotecario y Automotriz de Grupo Financiero Banorte, destacó que una de las ventajas de este tipo de créditos es que el cliente puede obtener la aprobación del inmueble a comprar en el momento que lo desee.

“A lo largo de estos casi dos años, mes a mes sigue incrementando el uso y aceptación por parte del mercado en México. Aún sigue siendo poco versus el modelo de atención en sucursal o centros hipotecarios, pero estamos convencidos de que el uso de mayor tecnología marcará cada vez más la pauta y será definitorio para el posicionamiento de la nueva banca”, afirmó.

Un banco más que también ofrecerá este servicio es Santander, mismo que, de acuerdo con Antonio Artigues, director ejecutivo de Banca Particular de dicha institución, será lanzado este año.

Artigues informó que actualmente trabajan para ofrecer esta modalidad como parte de sus productos en línea.

Camino a la digitalización

Los directivos coincidieron en que será en pocos años que todo el proceso para adquirir la hipoteca, así como la firma de las escrituras, sea completamente digital.

Pablo Sadek enfatizó que actualmente se trabaja de manera conjunta con los notarios y autoridades hipotecarias para reconocer y automatizar las firmas digitales.

“Es un proyecto que traemos en mente los bancos y el sector hipotecario. Pero como involucra muchas partes, es algo que vemos, si bien no en corto plazo, sí es algo a lo que vamos a llegar en algún momento”, agregó.

Antonio Artigues sostuvo que aunque una parte del proceso se hace en línea, lo que se busca es que éste en su totalidad sea de esta forma.

“Es un trámite que va a permitir que cualquier persona desde cualquier smartphone o una tableta pueda acceder y capturar su información, pero va en camino a ser un proceso totalmente  digital”, dijo.

Eduardo Reyes insistió en que en pocos años la cuestión hipotecaria será 100% digital, desde el momento de solicitar el crédito hasta los trámites notariales.