Si recibiera un ingreso extra, ¿lo guardaría para prever algún gasto futuro o lo aprovecharía para darse un gustito?

Según una encuesta elaborada a 800 hogares por la agencia de investigación de mercados, De la Riva Investigación Estratégica,  27% de las personas lo gastaría a corto plazo y 73% para prever un gasto futuro.

Sin embargo, pese a la actitud positiva frente al ahorro, sólo 26% de los trabajadores encuestados en toda la República pudo destinar una parte de su salario al ahorro.

Esto significó un retroceso en ese rubro, ya que durante abril el porcentaje de ahorradores llegó a 30%, según su tradicional Índice Final de Quincena (IFQ) correspondiente al mes de mayo.

Pese al deseo que manifestaron los participantes sobre ahorrar para prever gastos inesperados, así como la educación de los hijos, también se muestran conservadores y pasivos, toda vez que antes que invertir para tratar de generar rendimientos y acrecentar su patrimonio, los trabajadores prefieren optar por métodos tradicionales.

Así lo refleja la encuesta cuando indica que las personas ahorraron en casa, en banco, en tandas y en grupos de ahorro y préstamos, principalmente.

TIPOS DE AHORRADORES

Con base en los resultados obtenidos, la firma elaboró tres clasificaciones que pretenden aproximarse a la actitud de los trabajadores mexicanos frente al ahorro.

El segmento predominante es el de los ahorradores cautelosos (40%), quienes consideran muy importante ahorrar para el futuro, pero prefiere no invertir aunque esto signifique no acrecentar sus recursos. El previsor (33%) está interesado en ahorrar pero además le interesa invertir. Y está el autocomplaciente (27%), que prefiere gastarlo de inmediato o hacer compras en el corto plazo.

[email protected]