Los festejos decembrinos terminaron, y con ello, las cenas, regalos y gastos propios de las fiestas de fin de año; sin embargo, el año viejo deja también deudas que dan paso a la cuesta de enero.

Si durante las fiestas se dejó llevar por los gastos desmedidos y las compras compulsivas, seguro se enfrenta a la disyuntiva de cómo resolver su situación económica, siendo una opción empeñar alguna prenda. Si decidió recurrir a una casa de empeño para obtener liquidez, es importante que tome en cuenta algunas recomendaciones como la tasa de interés que ofrecen o el porcentaje de avalúo antes de dejar su prenda, para hacer la mejor elección, acorde a sus necesidades y capacidad de pago.

Un punto a destacar es que los préstamos en algunas casas de empeño resultan muy costosos, y aunque parezca la alternativa más rápida para financiarse, esto le puede salir más caro de lo que imagina.

A través de su página de internet, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) señala que las casas de empeño no son la mejor opción para enfrentar apuros económicos y aconseja que ir a uno de estos establecimientos sea como la última opción.

Esto es debido a que generalmente las casas de empeño ofrecen crédito muy caro respecto a otras opciones del mercado, incluso por encima de instituciones financieras, por lo cual si se tiene que acudir a éstas, se recomienda que el cliente trate de recuperar sus prendas empeñadas lo antes posible.

Considere esto antes de empeñar

En el caso de que se vea en la necesidad de acudir a una casa de empeño, la Condusef emite algunas recomendaciones antes de tomar alguno de estos créditos prendarios.

En primer lugar, lo mejor es no empeñar sus pertenencias con la primera casa de empeño que encuentre. Ante la necesidad de disponer de efectivo inmediato, en lo que menos se fijan los clientes es en la tasa de interés que puedan cobrar, pero esto puede resultar contraproducente.

Antes de empeñar, lo mejor es comparar entre las diferentes opciones que hay en el mercado que le brinden más liquidez por sus prendas a un menor costo. Lo recomendable es solicitar información en al menos tres casas de empeño diferentes.

Otro punto a considerar es que este tipo de créditos, al igual que los préstamos que ofrecen otras instituciones financieras, también tienen un Costo Anual Total (CAT), que es un indicador que engloba todos los costos involucrados como tasa de interés, comisiones, avalúo o gastos de almacenaje, lo que le permitirá saber cuánto pagará al final por la prenda en garantía.

Las tasas de interés que se ofrecen en este tipo de créditos van desde 3 hasta 6% mensual.

La Condusef indica que, al igual que en las instituciones bancarias, la tasa de interés del préstamo varía de acuerdo con los servicios que presta cada casa de empeño, como: almacenaje, seguro contra robo y percance, etcétera. Todo esto debe venir en el contrato, el cual deberá leer y aclarar duras antes de firmar.

Es súmamente importante que antes de acudir a solicitar un crédito con garantía prendaria aw asegures de que la casa de empeño está verificada por el Registro Público de Casas de Empeño (RPCE) ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

[email protected]