En la segunda quincena de mayo, el salario alcanzó para cubrir sólo 13.74 días, de acuerdo con el Índice de Fin de Quincena (IFQ) que realiza la firma De la Riva.

Esto se debió principalmente a un efecto vacacional, ya que la gente se siente más libre y gasta más , explicó Isabel Campero, directora de Estudios Cuantitativos de la consultoría.

En mayo hubo un ligero descenso respecto de abril, cuando la quincena alcanzó para 13.81 días; en comparación con hace un año, cuando estaba la crisis por la influenza, el indicador fue de 13.08 días. Es decir, la mejoría se extendió el equivalente a tres cuartas partes de un día.

El IFQ establece cómo llega la población al final de cada quincena. Se fundamenta en el número de días para los que le alcanzó el sueldo al encuestado y analiza cinco factores económicos: disponibilidad de efectivo, ahorro, uso de créditos y préstamos, recorte de gastos y retraso en pagos.

Impacta el atraso en pagos

El atraso en pagos fue el factor que presentó mayor impacto negativo al aumentar de 12 a 17% quincenal. Cuando hay atraso en pagos, éstos corresponden a servicios básicos como luz, agua o teléfono.

Además, el recorte de gastos también aumentó de 23 a 27% con respecto a las últimas dos semanas de abril. Este ajuste se ve reflejado principalmente en el atraso en pagos de servicios básicos como la luz o el teléfono , explicó Campero.

Por sectores, disminuyó 17% el gasto en entretenimiento; 18% en ropa y zapatos, y en lo que respecta a alimentos y artículos para el hogar no baja tanto la inversión, sino que más bien la gente opta por comprar artículos de menor precio o cambia de marca. El sondeo telefónico de mayo incluyó a 811 personas en todo el país.

Para las familias, los continuos incrementos en los productos de la canasta básica, así como en precio de los servicios han hecho que los consumidores tengan dificultades para que su salario sea suficiente para llegar al final de quincena.

El Índice de Fin de Quincena tiene una relación muy alta con el Índice de Confianza del Consumidor y con la tasa de inflación que reporta el Banco de México, es decir, si suben los precios, el IFQ baja de forma proporcional. Otro indicador espejo es el índice de desempleo, cuanto más sube, menos alcanza el dinero.

Según los registros de la Dela Riva, el primer sueldo de enero duró sólo 13.06 días en promedio, es decir, los asalariados estuvieron casi dos días sin dinero.

Para elaborar el sondeo de junio, la empresa, de acuerdo con Campero, tomará en cuenta el impacto del Mundial en el bolsillo de los mexicanos.

[email protected],com.mx