Cerrar la brecha de género en diversos temas aún tiene tareas pendientes, y en el sistema financiero no es la excepción.

En el caso de México, a pesar de que los hombres tienen más acceso a diversos productos financieros, en los últimos años se ha comenzado a ver una mejoría en la brecha de género ya que de acuerdo con el Panorama de Inclusión Financiera 2020, en el 2019 se registró una brecha de género en cuentas de captación de 4.9 puntos porcentuales.

Sin embargo a partir de este lunes derivado de una reforma, las mujeres tendrán la oportunidad de tener más facilidades para obtener un crédito.

El pasado viernes 23 de julio se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la reforma regulatoria que reconoce que las mujeres presentan menores tasas de impago, por lo tanto el crédito para ellas requiere de una menor reserva de capital.

“(...) Se ha demostrado que las mujeres son un mercado rentable y con gran potencial de crecimiento. La evidencia sugiere que las mujeres presentan menores tasas de impago, y por ende el crédito para ellas requiere una menor reserva de capital”, se lee en el DOF.

De acuerdo con Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda y Crédito Público, se emitió una resolución que en el caso de los créditos autoriza a los bancos a ajustar los parámetros de riesgo y severidad de la pérdida.

“Esto significa que (...) las mujeres podrán acceder a un crédito que refleje un menor costo que el de los hombres, con lo cual se mitiga el sesgo originario en los créditos”, publicó Yorio en su cuenta de Twitter.

Incluso, dentro del propio DOF, se destaca un análisis de 23 bancos de 18 países que forman parte de la Global Banking Alliance, que entre sus principales resultados arrojó que la participación de las mujeres de los préstamos en mora fue inferior que la de los hombres en la mayoría de los segmentos observados (micro, pequeña y mediana empresas).

“El número inferior de préstamos en mora de las mujeres podría tener un efecto positivo sobre los requisitos de capital de las instituciones de crédito”, refiere el documento.

Nivelar todos los segmentos

Dentro del Panorama de Inclusión Financiera 2020, pese a registrar más cuentas de captación en favor de las mujeres, existen otros segmentos en donde aún es necesario acortar o cerrar la brecha de género.

Por ejemplo, la brecha en créditos hipotecarios fue de 24.8 puntos porcentuales, en favor de los hombres, mientras que en tarjetas de créditos fue 2.8 puntos, también en favor de los hombres. En lo que respecta a las tarjetas de débito, ésta fue de 6.3 puntos porcentuales en favor de las mujeres.

“En las entidades de ahorro y crédito popular, el porcentaje de clientes y socios continuó favoreciendo a las mujeres”, destacó el documento elaborado por la Secretaría de Hacienda.

Para llevar a cabo los cambios que traerán créditos más baratos a las mujeres, en el DOF se establece que es necesario reconocer en la metodología de estimación de reservas preventivas y calificación de cartera de crédito, el menor riesgo en el que incurren las instituciones de crédito al otorgar créditos a mujeres, por lo que se deberán ajustar los parámetros de riesgo de probabilidad de incumplimiento y severidad de la pérdida.

La medida aplicará para las carteras de créditos de consumo no revolvente e hipotecaria de vivienda.

“(...) Al mismo tiempo, se impulsará la inclusión financiera al incentivar el financiamiento a las mujeres con créditos a menores tasas”, refiere el diario.

Cumplen pese a adversidades

La reforma presentada en el DOF es clara: se busca que las mujeres accedan a financiamientos más baratos debido a menores tasas de impago, pese a dicho panorama, las mujeres también se enfrentan a diversas situaciones que las obligan a utilizar su tarjeta de crédito para “sobrevivir”.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, en México, sólo 20% de las mujeres tiene una tarjeta de crédito y de ellas, 18%  respondió que la usa para completar sus gastos mensuales.

Además, 15% de las mujeres aceptaron que utilizan su plástico para asuntos diarios que ya no pueden cubrir.

La ENIF arrojó que 65% de las mujeres en México cuenta con al menos un producto financiero.

jose.ortiz@eleconomista.mx