El primer empleo es un paso importante para muchos jóvenes, no solamente los adentra en el mercado laboral, también permite que, a través de sus ingresos, se acerquen a cumplir sus objetivos y metas a futuro, no solamente en lo personal, también en lo financiero. 

Uno de los errores más comunes que cometen es gastar su ingreso en artículos, que si bien necesitan como ropa o gadgets, también podrían iniciar con el hábito del ahorro voluntario para su retiro.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2018, que elaboran el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, sólo 36% de los mexicanos tiene una cuenta de ahorro. 

Francisco Villa, director general de Soluciones Institucionales y de Inversión de la firma global Principal, consideró que si los jóvenes desde sus primeros empleos comienzan a ahorrar de manera voluntaria, podrían hacerse el hábito de apartar una parte de su ingreso desde etapas muy tempranas hasta el momento de su jubilación. 

Detalló que de acuerdo con los resultados de una encuesta realizada por Principal hace algunos meses, uno de dos jóvenes sí ahorra, pero lo hace a través de medios informales.

Villa indicó que si bien la población entre 18 y 25 años ve el ahorro como un tema aspiracional, 39% de los encuestados afirmó que no ve necesario empezar a ahorrar desde ahora. 

Indicó que otro dato alarmante es que 56% de los jóvenes encuestados señaló que consideraría destinar un porcentaje al ahorro, pero sólo 9% lo logra.

“El primer empleo es muy importante, pero también es una oportunidad única que van a tener en la vida. Si un joven comienza a ahorrar antes de los 25 y lo hace por un periodo de 40 años para pensionarse a los 65, sólo tendría que ahorrar 13% de su sueldo para que se pueda pensionar con 70% de su último salario, pero si ese joven lo aplaza 10 años, es decir, comienza a aportar una cantidad a los 35 años, tendría que ahorrar para el mismo objetivo 21%de su ingreso, pero si deja pasar más tiempo y sólo guarda cierta cantidad durante 20 años, tendrá que ahorrar 37% de su ingreso, lo cual es muy agresivo y compromete sus finanzas”, advirtió. 

Lamentó que muchas personas quieran comenzar a ahorrar cuando acostumbran vivir con 100% de su sueldo sin apartar una cantidad para un fondo de emergencia, por lo que les cuesta más trabajo cuando desean destinar un monto a su cuenta de a﷯fore.

La fórmula 50-20-30

Para cruzar con éxito la meta financiera del ahorro, el directivo señaló que existe una regla sencilla y conocida como 50-20-30, que permite controlar los gastos y sobre todo, ayudar a educar el bolsillo de los jóvenes y hacer del ahorro un hábito. 

Explicó que la recomendación es que 50% del total del sueldo deberá destinarlo a gastos básicos, como transporte, pago de luz, agua, teléfono y comida; 30% es para tus gustos, como salidas al cine, comprar ropa o cualquier otra meta que deseen, mientras que 20% que resta es para el ahorro. 

Aunque aseguró que lo recomendable es seguir los porcentajes de dicha regla, el directivo indicó que no es una medida generalizada destinar dichas cantidades, pero por lo menos se guarde 10% para el ahorro.

Indicó que México ocupa el tercer lugar en toda Latinoamérica de las naciones donde sus habitantes menos ahorra y eso se debe en parte a las deudas que tienen los trabajadores.