Iniciar la vida financiera implica contar con diferentes conocimientos de los productos que existen en este sector (tarjetas de crédito, débito, créditos hipotecarios, etcétera); sin embargo, su desconocimiento en las diferentes ofertas o ventajas que el mercado le ofrece, trae consigo problemas que a largo plazo afectan su bolsillo y la oportunidad de obtener beneficios por parte de las diferentes instituciones.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en México, al menos 2.4 millones de jóvenes entre 16 y 18 años trabajan y eventualmente necesitan una cuenta bancaria para administrar sus sueldos.

Ante este panorama, en breve, los jóvenes entre 15 y 17 años con 11 meses podrán abrir una cuenta de ahorro sin necesidad de contar con la autorización de los padres o tutores. La semana pasada se aprobó en el Senado la modificación a la Ley de Instituciones de Crédito y el Código Civil Federal para que los adolescentes aperturen una cuenta de ahorro, pese a que aún quedan por definir las limitaciones, términos y condiciones de estas cuentas por parte del Banco de México y la aprobación por parte de la Cámara de Diputados.

Con esta nueva regulación, el dinero que se deposite en las cuentas abiertas por los menores quedará exento de la administración de padres o tutores y la responsabilidad será directamente de los jóvenes. Las principales restricciones que se prevén a estas cuentas son la contratación de préstamos o créditos, según el dictamen.

“La principal ventaja de tener una cuenta de ahorro desde muy joven es que el dinero está protegido en un medio confiable y formal, no hay riesgo de extraviarlo ni gastarlo tan fácil en algo que no se necesita, y en algunos casos comienza a generar beneficios como rendimientos o descuentos que después serán útiles”, indicó Iván Hernández, director de la comparadora Coru.com.

Conozca el producto

Actualmente existen entidades bancarias que ofrecen cuentas de ahorro para jóvenes y menores de edad en México.

De acuerdo con Coru, los principales requisitos para aperturar una cuenta son acudir a la sucursal con la identificación del menor y de los padres o tutores, llenar la solicitud correspondiente que se otorga en la entidad. Posteriormente tiene que hacer un depósito mínimo de apertura (existen cuentas que se abren con 1 peso). Tome en cuenta que la mayoría de estas cuentas son libres de comisiones y saldos mínimos.

A decir de Sebastián Medrano, directivo de la comparadora de servicios financieros, al revisar las condiciones del contrato debe cerciorarse si la cuenta tiene o no algún tipo de comisión.

“Hay bancos que no cobran ningún tipo de comisión a menores de 15 años, otros extienden el periodo de gracia a los 17 años, esto depende del banco. Las comisiones más frecuentes son manejo de cuenta si no se cumple con un saldo mínimo (que suele ser bajo) y en algunos casos hay un monto mínimo para abrirla”, dijo.

Además, considere que se cobran las mismas comisiones frecuentes de todas las tarjetas de débito, por ejemplo, por disponer de efectivo en cajeros automáticos del extranjero o que no son de la institución pérdida de plástico y petición de aclaraciones improcedentes.

Visión a futuro

Medrano también añadió que existen tres beneficios que el menor obtendrá al abrir una cuenta. El primero consiste en obtener una garantía de protección de su dinero.

“Al guardarlo en un instrumento formal como una cuenta de ahorro, y no en casa, el dinero está protegido por el Instituto para la Protección del Ahorro Bancario”, expuso.

El segundo consiste en que el banco proporciona un plástico con el que pueden comenzar a pagar pequeños montos con diferentes beneficios.

“Si el plástico está avalado por una red de pago como Visa o Mastercard, pueden acceder a algunas promociones o descuentos en ciertas cadenas comerciales”, destacó Medrano.

El tercer elemento, dijo, es que existe un mayor control y transparencia de su dinero, gracias a los estados de cuenta y el uso de banca electrónica, ya sea para tranquilidad de sus padres o incluso de ellos mismos, si optan por administrar su propio dinero.

Independencia financiera

La puesta en marcha de este programa manejará los mismos procedimientos que tiene una cuenta de débito o ahorro de un adulto, con el beneficio de que le otorga más independencia financiera al adolescente. Incluso, si hay robo o extravío, el procedimiento también es el mismo que en cualquier tipo de tarjeta.

“Actualmente se piden identificaciones o comprobantes de domicilio del menor y del tutor al momento de recoger la reposición del plástico”, finalizó.

Abanico amplio

Hoy en día existen diferentes opciones que los bancos otorgan a los menores para aperturar una cuenta de ahorro, entre estas se encuentran Banco Azteca con su producto Guardadito Kids; Citibanamex con su Cuenta Básica; Banorte con Suma Menores y Santander con Cuenta Junior.