Durante los próximos seis meses, las casas de empeño en el país no podrán vender algún tipo de prenda de sus clientes y sólo funcionarán para la atención de empeño, refrendo y desempeño de prendas.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) publicó un decreto en el Diario Oficial de la Federación, el cual limita el funcionamiento de las casas de empeño en el país, con el fin de proteger los intereses de las personas que acuden a este tipo de establecimientos, ya que ante la contingencia del coronavirus y su impacto económico, es probable que se produzca un incremento en la contratación de este tipo de servicios.

“Las casas de empeño podrán continuar funcionando exclusivamente para la atención de empeño, refrendo y desempeño de las prendas evitando la enajenación de las mismas; por lo que no podrán enajenar ningún tipo de prenda”, se puede leer en el decreto, el cual entra en vigor a partir de este jueves y estará vigente durante seis meses o hasta que la autoridad sanitaria determine el cese de la emergencia sanitaria por coronavirus.

[email protected]