La demanda de préstamos personales en empresas de tecnología financiera aumenta debido a la compra de útiles escolares, señaló Alejandro Martí Bolaños, director de Asuntos Corporativos de Provident.

En entrevista, el directivo dijo que la solicitud de préstamos se incrementa entre 10 y 12% durante los meses de agosto y septiembre.

Refirió que si bien la cuesta de enero también es otra época del año en la que se dispara la solicitud de este tipo de productos financieros, regularmente las personas se acercan más a las casas de empeño para dejar artículos en prenda y obtener un poco de liquidez.

“Durante el regreso a clases, definitivamente la demanda se incrementa, ya que antes no tenían la necesidad de pedir un préstamo durante los primeros seis meses del año y hoy se acercan por esta necesidad del regreso a clases”, afirmó.

Destacó que otra de las fechas importantes cuando los usuarios se acercan a pedir un préstamo es el Día de las Madres.

Respecto al monto que solicitan los clientes para hacer frente al regreso a clases, Martí Bolaños indicó que piden préstamos por 4,800 pesos, cantidad promedio en dicha plataforma financiera, y agregó que las madres de familia son el sector que más pide un préstamo.

Reveló que, de acuerdo con un estudio hecho por la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur), en promedio cada familia gasta entre 1,800 y 2,700 pesos por cada alumno para la compra de útiles.

El ejecutivo detalló que el mismo documento refiere que 36% de los padres pide un préstamo a alguna institución financiera o tienda departamental para comprar los útiles, 28% pagará estos gastos empeñando algo, 21% usará sus ahorros y 15% empleará su tarjeta de crédito.

“Es preocupante para poder solventar gastos que son recurrentes. Es un indicador de la falta de liquidez o de la falta de planeación para enfrentar este tipo de situaciones”, advirtió.

Evite endeudarse

Para este regreso a clases, uno de los errores más comunes que cometen los padres es no planear este tipo de compras, y en ocasiones hacen compras de pánico ante la premura por no haberlo hecho a tiempo.

El directivo de Provident añadió que otro error es adquirir accesorios o útiles llamativos como aquellos que contienen estampas o brillos, los cuales suelen ser mucho más caros que otros productos que son más sencillos.

Destacó que otro punto importante es identificar aquellos artículos que conviene comprar con tarjeta, como el financiamiento de una computadora o impresora, y aquellos gastos que sólo son de papelería.

“La tarjeta de crédito es un gran instrumento para financiar nuestras compras. Lo importante es planear cómo se va a usar ese plástico, el tipo de pago al que se está comprometiendo el usuario”, aseguró.

Indicó que una buena forma de ahorrar es comprar por volumen ya que, entre familia, vecinos o compañeros de salón, podrían organizarse para comprar aquellos materiales en común que van a llevar, como cuadernos o colores y aportar el mismo gasto de manera proporcional.

“Si se compra por volumen en clubes de precio o en tiendas mayoristas, genera un ahorro que puede distribuirse de manera equitativa”, dijo.

Otra forma de economizar es reciclar materiales que casi no se usaron el año escolar previo y que pueden significar un alivio para el bolsillo de los padres.