A casi dos años de la pandemia de Covid-19, esta enfermedad ha traído grandes cambios en todos los sectores, países, economías y por supuesto, en los bolsillos de cada persona.

Aunque no a todos ha pegado con la misma intensidad, es un hecho que este virus ha impactado en diferentes magnitudes en las finanzas de cada familia, así como en su capacidad de ahorro.

De acuerdo con el reporte “¿Cómo va el ahorro y cómo será el gasto de los mexicanos después de la pandemia?”, realizado por la firma Bain & Company, casi la mitad de los mexicanos no ha logrado ahorrar nada desde que inició la contingencia sanitaria debido a múltiples factores como la reducción de su salario, la pérdida de empleo o bien para hacer frente a emergencias, como puede ser contraer Covid-19.

Un dato que llama la atención es que los mexicanos no se sienten muy esperanzados respecto al rumbo de sus finanzas en el 2022, ya que 72% anticipa un impacto negativo en su salud financiera en el futuro.

Ahorro se queda corto

De acuerdo con el reporte, en términos de ahorro personal 26% de los encuestados mencionó que no está ahorrando, 20% ha estado ahorrando menos de lo habitual; lo anterior contrasta con 12% que afirmó que ahorra la cantidad habitual y 20% dijo ahorrar más dinero de lo habitual durante la emergencia sanitaria.

Por el contrario, 33% de los mexicanos reportó estar gastando sus ahorros para sobrellevar la crisis, es decir, uno de cada tres consumidores en el país. Mientras que 14% mencionó haber pedido un préstamo personal para hacer frente a la situación económica.

Covid trae más gastos

El estudio hecho por la empresa de consultoría estadounidense destaca que así como el Covid-19 ha traído más cuidados y restricciones sanitarias, también ha incrementado los gastos que los consumidores hacen.

Según el documento, el gasto de los compradores ha aumentado o se ha normalizado tanto en gastos generales como de despensa, mejorando 19.4 y 15.4%, respectivamente, en comparación con el año pasado.

La investigación de Bain & Company indica que los gastos de despensa (productos esenciales) de los hogares mexicanos  post Covid-19 estarán marcados por un incremento de 7% en alimentos frescos y una reducción de 29% en alimentos empacados y 31% en refrescos, en contraste con cifras de enero del 2020.

Cautelosos con sus gastos

Como parte de la investigación, los resultados que se arrojan es que los mexicanos sí quieren gastar pero son prudentes al momento de hacerlo porque están conscientes de que todavía no acaba la pandemia, afirmó Francisco Jiménez, socio de la firma.

En entrevista, explicó que muchas personas redujeron sus gastos de manera importante, principalmente por la incertidumbre que había sobre cuándo acabaría la crisis pero que ahora están tratando de volver a salir y gastar, sólo que con mayor cautela.

“Si bien los consumidores saben que deben ahorrar más y ser mesurados, sí hay una intención a tratar de gastar un poco más”, precisó.

Cuestionado sobre el cambio en los hábitos de ahorro, el especialista detalló que el estudio arrojó dos escenarios bastante contrastantes: por un lado, una parte de la población dejó de gastar para tratar de guardar una parte de sus ingresos para una emergencia; pero por otra parte, muchas personas no pudieron hacerlo debido a que viven al día e incluso, esto se detectó más en población no bancarizada.

“Esta el efecto de una mayor conciencia en el uso del dinero y cuidarlo, pero ya empieza a notarse cierto entusiasmo por la recuperación económica”, afirmó.

Respecto a los gastos que hacen los mexicanos al surtir su despensa, el especialista señaló que se han detectado cambios importantes que se van marcados tanto al iniciar la pandemia como durante los meses posteriores.

Indicó que al principio los compradores consumían más alimentos empacadas debido a la incertidumbre sobre el virus, pero a dos años de aparición prefieren alimentos más frescos y saludables, esto al percibir que para estar sanos se requiere cuidar su alimentación.

valores@eleconomista.mx