La pandemia causada por el Covid-19 derivó en una crisis económica que afectó a miles de personas alrededor del mundo. Debido a esto, muchos han buscado alternativas para hacer frente a la situación que actualmente se vive: desde vender comida, artículos por Internet, entre muchas más. Sin embargo, la vivienda también puede ser una herramienta para obtener dinero adicional sin necesidad de rentar todo el espacio o bien hacerlo durante breves periodos.

Sergio San Sebastián, director del bróker hipotecario Credimejora, explicó que tener vivienda propia es una gran herramienta para obtener un ingreso extra, y así evitar un préstamo que lo obligue a dejar como aval su inmueble.

Rentar una propiedad no solamente puede hacerse con fines habitacionales, hay algunos inmuebles que gracias a su ubicación resultan perfectos para ofrecerlos como alojamiento turístico y de manera temporal, ya sea por día, fin de semana o la semana completa.

Si se busca dar hospedaje a turistas nacionales o extranjeros, un punto a considerar será la ubicación del inmueble: mientras esté ubicado en las principales zonas de trabajo o comerciales podría representar más dinero en el bolsillo.

“Tendrían que ser inmuebles bien ubicados cerca de algunas zonas atractivas con una oferta amplia no sólo para los turistas, también para los inquilinos, o a quien se planee rentar la propiedad. Que la zona en donde está ubicado el inmueble, genere atracción ya sea de turistas o personas al interior de la república. De ser así, puede apoyarse en plataformas digitales como Airbnb para publicitarse y ofrecerlo”, señaló.

Otra manera de obtener más ingresos es rentar un espacio para estudiantes, siempre y cuando la vivienda se encuentre cerca de zonas escolares.

El patio de mi casa es particular

Alquilar la vivienda no significa que tenga que prestarse toda la propiedad, puede ofrecerse una parte como una sola habitación, la sala o el patio.

Arturo Rosales, gerente de Finanzas de la plataforma inmobiliaria Homie.mx, señaló que antes de rentar, se deben analizar los espacios con los que se cuenta, para posteriormente acondicionarlos e invertir en ellos en caso de ser necesario.

Por ejemplo, si planea rentar el cuarto como bodega, quizá cambiar el tipo de piso, poner más focos o cualquier otra remodelación que sea interés de quien va a alquilar.

“Es importante hacer una introspección y ver las tendencias del mercado, se tiene que analizar qué compra la gente, cuáles son sus principales demandas y hacer un análisis de lo deseable contra lo factible”, aseguró.

Otro ejemplo de cómo usar solamente una parte de la casa es la cochera: si se cuenta con el espacio suficiente, puede servir como una pensión para guardar el auto de quien lo requiere, sin interfenir en su privasidad.

“El patio es un espacio que se puede monetizar muy fácilmente, si se cuenta con el espacio para ello, mucho mejor”, señaló.

Pese a que las medidas sanitarias por el momento lo restringen, también se puede usar el patio para fiestas, reuniones sociales y laborales, con ello se garantiza un ingreso extra  que puede ser de muya ayuda.

Una bodega o pequeño negocio

Si la vivienda cuenta con espacio suficiente y se encuentra en un lugar estratégico, San Sebastián recomendó que se acondicione como un local comercial o bodega (aquí hay que revisar el uso de suelo), lo cual puede ser una opción para quienes no tengan la posibilidad de establecer un negocio.

En el caso de un local, hay zonas de la ciudad en donde es redituable construir o transformar el espacio en un pequeño negocio, sólo se debe considerar el uso de suelo de la vivienda y cambiarlo a mixto, de lo contrario, esto podría conllevar problemas legales que pueden resultar contraproducentes.

“Si una vivienda tiene uso de suelo habitacional será muy complicado, no podrá hacer esto (poner un local), porque no tendrá la posibilidad de tener un uso de suelo comercial, tendría que cambiar el uso de suelo mixto”, explicó el directivo.

Mientras que para el gerente de Homie, destinar una parte de la vivienda y transformarla en un local, por el momento es una opción arriesgada dadas las condiciones económicas.

Señaló que por el momento, no es buena idea invertir en pequeños locales comerciales, a menos de que estén enfocados en negocios de primera necesidad como farmacias, consultorio médico o tienda de abarrotes.

montserrat.galvan@eleconomista.mx