“La planeación financiera nunca está de más”, con esta frase Juan José Salas Méndez, director Académico de Finanzas Personales en Banco Invex dio inicio a su conferencia en el marco de la Semana Nacional de Educación Financiera 2020.

Salas Méndez detalló que en ocasiones, muchas personas a lo largo de su vida no se dan a la tarea de investigar más sobre el tema, lo que representa un costo elevado por aprender a administrar a tiempo su dinero.

“Esto representa problemas en el sentido de que no te alcanza el tiempo para lograr todas tus metas; ¿qué pasa cuando no se tiene una planeación adecuada? Al no llevar registros, no ser organizados, puede estarse perdiendo diversos eventos que serían más favorables haberlos vividos a la edad que tienen actualmente y no posponerlos”, destacó.

Para el directivo de Banco Invex, el costo de no aprender a manejar el dinero tiene un impacto importante en la calidad de vida, por lo que es importante que desde una edad temprana se establezcan objetivos financieros claros.

“La calidad de vida implica tomar decisiones muy claras, muy específicas con una situaciones de mayor holgura”, agregó.

Reconocer errores, primer gran paso

Errar es una característica natural del ser humano, y aunque muchas veces cuesta reconocerlo es un paso importante para comenzar a tener una mejor administración de su dinero, por ello Juan José Salas añadió que, de no reconocer o acumular aquellos errores que perjudican a sus finanzas tendrán un impacto irremediable en largo plazo.

“Cuando la gente que no reconoce los problemas, es decir, que no los identifica, y que deja que sucedan, se puede convertir en emergencias graves en el patrimonio de las personas”, aseveró.

Añadió que muchas ocasiones se interponen pretextos para reconocer aquellos errores que hacen que la administración de su dinero no sea la más óptima.

“Las crisis financieras, los endeudamientos, la calidad de vida que lleva una persona, no es algo que te atrapa de la noche a la mañana, sino que es una serie de eventos que se van dando a lo largo de la vida, es como el mismo estrés: tú no llegas a un nivel máximo de estrés cuando hablamos de dinero porque surgió de un momento a otro, sino que es una serie de eventos que ya se han ido desarrollando con anticipación”, enfatizó.

Un tema que continúa siendo un tabú

De acuerdo con Salas Méndez, otro elemento que también impide que las personas establezcan objetivos financieros a largo plazo es que hablar de dinero sigue siendo un tabú en México, lo que merma la capacidad de las personas a concretar sus metas financieras.

“Considerar el valor del dinero en el tiempo a muchas personas se les complica, porque no lo ven desde una perspectiva, simple, sencilla, amena o cotidiana; incluso las charlas de educación financiera, de dinero, son casi un tabú para las familias mexicanas”, detalló.

A decir del director Académico de Finanzas Personales en Banco Invex, en promedio, los mexicanos comienzan a ahorrar de manera constante a partir de los 32 años, lo que se convierte en un elemento que puede complicar sus planes y objetivos a largo plazo.

“Estamos ahorrando muy tarde, deberíamos tener ahorro desde la preparatoria o la universidad. No hay que demorarnos en las decisiones de ahorro en el tiempo, porque entre más joven seas, va a ser más sencillo; puedes ahorrar menos una cantidad que no te estorbe, pero después ya te empieza a ganar el tiempo, tienes más edad y tienes que poner más dinero y sí te va a estorbar para tus planes”, declaró.

jose.ortiz@eleconomista.mx