Lamentablemente siguen existiendo profundos mitos alrededor del funcionamiento de las cuentas de ahorro para el retiro y de las instituciones que se encargan de administrarlas: las afores.

El único remedio frente al desconocimiento y al miedo que a algunos les provoca el retiro, es la información. Los trámites y procedimientos de las Administradoras de Ahorro para el Retiro son muchísimo más sencillos de lo que la mayoría de la gente piensa y existen herramientas al alcance de todos: solo necesitas tener tu CURP a la mano y entrar al sitio www.e-sar.com.mx. ¿No tienes acceso a Internet? No te preocupes, llama al SARtel 55 1328-5000.  

La desinformación también hace que algunos añoremos un pasado fantástico que no nos tocó vivir y que, verdaderamente, nunca existió. Algunos trabajadores creen que el sistema anterior era perfecto y olvidan que —para que funcionara—, el trabajo de los jóvenes financiaba el retiro de los adultos mayores, además de que requería que estos últimos tuvieran una expectativa de vida lo más corta posible, para que fuera sostenible. Al final, podemos afirmar que hay consenso sobre que tener la posibilidad de vivir más años, de manera saludable y con la posibilidad de disfrutar a los que queremos y de hacer lo que nos apasiona, no suena nada mal. 

En lugar de añorar tiempos pasados, las y los mexicanos debemos comprender que el retiro se labra en el presente, que es un tema de comprometernos con nuestro yo del futuro. 

Además, en el esquema de hoy, el de cuentas individualizadas, la administración es transparente y, pese a lo que algunos creen, el manejo, las comisiones y los rendimientos, pueden ser consultados fácilmente. Las afores tienen que responder, por regulación, a esquemas de inversión muy sólidos, revisados y controlados por las autoridades, al tiempo que ofrecen los mejores rendimientos a las y los trabajadores a cambio de una comisión que es menor a 1 por ciento.

Sí, es cierto, el sistema de ahorro para el retiro requiere de modificaciones para que, en el futuro cercano, funcione mejor y permita que más trabajadores alcancen una pensión. Lo que se busca es modificar a las afores para que sus beneficios sean mayores, pero no desaparecerlas. Por eso, una gran cantidad de actores económicos y políticos en este país están trabajando en propuestas que mejoren el sistema de ahorro para el retiro.