(ÚLTIMA PARTE)

La regla más importante sobre inversiones es, sin duda: nunca inviertas en algo cuyo funcionamiento no comprendas perfectamente. Esto incluye conocer también los riesgos asociados y el rendimiento que puedes esperar.

En la primera parte ofrecimos una serie de preguntas importantes que uno debe hacer antes de invertir su dinero, lista que complementamos a continuación:

8¿Cómo se producen los rendimientos? Si uno invierte en bienes raíces, espera obtener una utilidad ya sea al rentar esa propiedad, o bien lograr una plusvalía al venderla. Pero puede suceder lo contrario. Si uno compra un pagaré bancario, sabe que la actividad de un banco es captar recursos del público para después prestarlos a quienes necesitan un crédito.

Pero muchas personas caen en fraudes piramidales porque les prometen altas ganancias y bonos por invitar a otras personas. Si uno revisa a fondo, sabrá que no hay ninguna actividad detrás que genere los recursos que se pagan, sino que dependen de que nuevas personas se unan al esquema. Hasta que ya no hay más.

9 Conocer el historial de rendimientos y cómo compara contra el benchmark (indicador a vencer). Particularmente en aquellos productos, como fondos de inversión, que participan en mercados financieros. Aunque rendimientos pasados no garantizan rendimientos futuros, la historia sí nos puede decir qué tan bueno o malo ha sido el manejo de ese producto.

Pensemos, por ejemplo, en un fondo de inversión que invierte en acciones de la Bolsa Mexicana de Valores. ¿Cuál ha sido el desempeño de ese fondo con respecto al Índice de la Bolsa (su benchmark)? Esto es muy importante, porque si nos dicen que ese fondo ha dado un rendimiento efectivo de 23% en los últimos tres años, podría sonar atractivo. Pero si en ese mismo periodo el Índice de la Bolsa subió 67%, se trata de un desempeño mediocre.

10¿Cuáles son las políticas de operación de esta inversión? ¿Cada cuánto tiempo puedo disponer de mi dinero? ¿Cómo puedo disponer de mi dinero? Algunas inversiones tienen una escasa liquidez. Otras, a pesar de su publicidad, cobran altas penalidades en caso de que cancelación o disposición anticipada. Siempre hay que preguntar y tenerlo claro.

11¿Cuánto tiempo ha estado esta compañía en el negocio? El hecho de que una empresa sea nueva no necesariamente significa que sea mala. Sin embargo, es importante verificar que la gente que la maneja tenga la experiencia, solvencia moral y los conocimientos necesarios para hacerlo.

12¿Dónde puedo obtener mayor información sobre la compañía y sus productos? Por ejemplo: estados financieros auditados y aprobados por las autoridades financieras. Ninguna compañía puede escondernos información al respecto: por ley, los estados financieros de los bancos, casas de Bolsa, afores, operadoras de fondos, compañías de seguros, etcétera, son públicos. En el caso de otras instituciones no reguladas, podemos exigirlos: si no nos los proporcionan es una mala señal.

En cualquier inversión, ya sea que se promueva por teléfono, en persona, por correo o vía Internet, un inversionista inteligente debería tomar siempre las cosas con calma, preguntar y obtener información y compromisos por escrito. Nunca se deben tomar decisiones sobre la marcha: si nos presionan diciendo que es una oferta limitada vigente sólo por la duración de la llamada, eso es una señal clara de que algo no está bien.

Tener las cosas por escrito es muy importante. Por ejemplo, cuando invertimos en fondos de inversión, por Ley se nos tiene que entregar el prospecto de información del fondo. Muchos promotores nos piden firmar todos los papeles en el momento y la mayoría de la gente ni siquiera sabe lo que firmó. Es más: muchas veces se dice que recibimos papeles que ni siquiera nos entregaron. En ciertos bancos es común ver que los ejecutivos marcan en el contrato que el cliente acepta el seguro opcional ligado a la cuenta, con costo adicional (de esta manera lo venden) porque saben que pocos se darán cuenta.

Muchas veces me doy cuenta de que las personas no conocen el producto que contrataron, ni sus características. O que el asesor les explicó algo que no consta por escrito en el contrato. Por eso hay que tomarnos el tiempo de leer, analizar y aclarar todas las dudas. De lo contrario, difícilmente podremos reclamar si algo sale mal o simplemente el producto no era lo que nos dijeron.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.

Twitter: @planea_finanzas