Con el objetivo de formar a estudiantes de primaria entre siete y 11 años de edad en el ámbito de la educación financiera y de emprendimiento, la organización no gubernamental Junior Achievement y el banco HSBC presentaron en México el programa Más allá del Dinero.

Esta alianza, que ya tiene presencia en casi 30 países del mundo, opera en 254 escuelas de la Ciudad de México desde hace una década “y, debido al creciente impacto que ha tenido en el país, se extenderá a nivel nacional en junio de este año”, refiere la iniciativa.

El analfabetismo financiero es una problemática global. Según la consultoría estratégica Gallup, dos de cada tres adultos son analfabetos financieros y a decir de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015, sólo a dos terceras partes de los mexicanos se les ha enseñado algún tema relacionado con el ahorro, por lo que la organización considera que la educación financiera “es una necesidad inaplazable ante la evolución de la economía mundial”.

Al respecto, Jaime Santibáñez, director general de Junior Achievement México, consideró que la mayor área de oportunidad en México es inculcar elementos de cultura financiera para que, al convertirse en adultos, sepan cómo insertarse en el mundo laboral con las herramientas financieras adecuadas y una cultura emprendedora.

El programa está enfocado en niños de primaria (de cuarto, quinto y sexto grado) y se compone de cinco sesiones de una hora cada una, que se imparte de manera semanal. En éstas, un ejecutivo de HSBC va a las escuelas a explicar los temas.

Al concluir el programa, el objetivo es que los estudiantes sean capaces de identificar el papel del dinero en la vida cotidiana, pensar como empresarios e iniciar una empresa.

El programa puede ser solicitado tanto por escuelas públicas como privadas en el correo: atencionXXXXXjamexico.org.mx, indicando el nombre de la escuela, su ubicación, teléfono, nombre del director y correo electrónico.

Cimientos débiles

Durante el tiempo en el que este programa se ha implementado en México, Santibáñez dijo que una gran problemática radica en que no se entiende a plenitud el concepto del ahorro, lo cual supone una deficiencia seria.

“A veces no sabemos ahorrar porque tenemos la percepción de que este hábito sólo se refiere a grandes cantidades; entonces, tenemos que aprender a que ahorrar no sólo es dinero, sino también recursos para el futuro”, dijo a El Economista.

De manera similar, el especialista también identificó una necesidad de aprender de dónde sacar dinero en la etapa infantil, concretamente derivada de que los pequeños piensan que el dinero solamente puede venir del papá; sin embargo, agregó, desde temprana edad se puede comenzar a generar recursos, como, por ejemplo, al comenzar un emprendimiento, que no necesariamente tiene que comenzar con un préstamo bancario.

Por otra parte, Santibáñez lamentó que en México se presente una desvinculación entre lo que se estudia en la escuela y lo que se trabaja en una empresa, sobre todo, en materia de cultura financiera y empresarial.

Promoviendo el espíritu de emprendimiento

Más allá del Dinero también se centra en promover el espíritu del emprendimiento, particularmente incentivando a los pequeños, lo cual eventualmente, pero no necesariamente, puede derivar en crear un negocio, indicó el especialista.

“Es increíble ver cómo en las escuelas —por los programas educativos de tantos años atrás y por la rigidez de docentes que no conocen con amplitud este tipo de temas— están dispuestos a pensar que sólo pueden ser empleados en la vida. Es abrirles los ojos y decirles que tienen otra alternativa”, enfatizó.

Tener conocimientos de cómo manejar una cuenta de ahorro y, en general, promover una mayor inclusión financiera ofrece más probabilidades de crear emprendedores, consideró.

“No es que vayamos a las escuelas a decirles: ‘abre una empresa’, pero se van complementando los temas”, concluyó.

[email protected]